Es posible tener un orgasmo mientras duermes

A veces puede llegar a ser más usual de lo que creemos, incluso hay  personas que lo viven varias veces al mes y esto es algo que les genera vergüenza y pudor

¿Alguna vez te has despertado con la zona genital (o sus alrededores) llena de fluido? Esto puede significar que has lubricado por algún motivo o bien externo o bien producido por tu sueño. La gran mayoría de nosotrxs hemos experimentado un sueño erótico. Y, por lo general, son de estos que te hacen despertarte con ganas de tener sexo salvaje y quitarte la excitación de encima. Pero también se puede satisfacer ese deseo sexual mientras dormimos e incluso llegar al clímax dentro de la fase REM.

Los orgasmos que suceden al dormir también se llaman orgasmos nocturnos o del sueño. En un artículo de Mic, la autora de The Coregasm Workout, Debby Herbenick, explica que “lo más complicado es averiguar cómo es posible que esto suceda pero sin duda que sí sucede y no todas las personas llegan a despertarse”. Tanto los cuerpos con pene como los cuerpos con vagina pueden vivir este tipo de orgasmo, según un estudio en The Journal of Sex Research, un 37% de las mujeres afirmaron haber tenido uno alguna vez y un 83% de los hombres también. El estudio refleja, además, descripciones que datan de mucho tiempo atrás de personas de todo tipo buscando ayuda para evitar estos orgasmos que les generaban culpa y vergüenza.

Como explica Herbenick, “la fase REM está asociada con la excitación genital, incluyendo las erecciones del pene y la lubricación vaginal. Este momento se conoce como ‘sueño húmedo’ el cual puede desencadenar en orgasmo y no siempre es necesario tener (o bien recordar) haber tenido un sueño erótico para que esto ocurra”. En este ámbito la evidencia de investigación, sobre todo en mujeres, es más bien escasa “porque no sucede con mucha frecuencia o previsibilidad”, al menos así lo explica Leah Millheiser, directora del Programa de Medicina Sexual Femenina de Standford, para Mic. Las evidencias científicas que ya existen muestran que cuando se vive un orgasmo del sueño la frecuencia respiratoria va de 12 a 22 respiraciones por minuto y la frecuencia cardíaca de 50 a 100 latidos por minuto.

Durante el sueño es posible no solo que haya roce con nuestras extremidades sino también con cojines o el mismo colchón, lo que hace que esta zona se excite de por sí. Además, los cuerpos con vagina tienen la posibilidad de llegar a un orgasmo sin que exista ningún tipo de estimulación, solo con las imágenes que suceden en su mente. “Un estímulo generalmente físico en la zona genital envía señales a una región del cerebro llamada corteza sensorial genital, que luego envía señales a la región genital, desencadenando placer y eventualmente orgasmo, es un bucle”, explica Millheiser. “Si la persona está dormida, las imágenes en el cerebro durante el sueño también pueden actuar como estímulo activando la misma zona del cerebro”.

“En cuanto a los cuerpos con pene no parece haber ningún estudio que confirme que pueden tener orgasmos del sueño sin estimulación física real”, así lo explica Amin Herati para Mic, profesor asistente de urología, obstetricia y ginecología en la Facultad de Medicina Johns Hopkins. “Los que llegan al clímax mientras duermen pueden hacerlo debido a la hipersensibilidad de los nervios sensoriales del pene. Como resultado, el roce más leve envía una señal a la médula espinal y la corteza sensorial genital, que lo perciben como una posible actividad sexual, iniciando un ciclo de retroalimentación similar al que se observa en mujeres”, detalla.

Millheiser explica que “no está claro si existen factores que aumenten la probabilidad de tener un orgasmo durante el sueño. Hay mujeres que dicen haberlos experimentado más durante la juventud lo cual puede significar que podría existir un influencia hormonal”. En este ámbito hay quienes afirman que solo pueden llegar al clímax en ese momento que está entre la vigilia y el sueño, esto puede ocurrir porque es un momento donde se borran todas las barreras como inseguridades, miedos o pudor. Tener un orgasmo nocturno no es una mala señal, lo único que está dejando claro es que la función cerebral es muy importante a la hora de viajar por la excitación sexual y alcanzar el clímax.

CN