Por qué es mejor que tengas muchos hobbies en lugar de uno solo

No te castigues por no mantener los hábitos a largo plazo. Céntrate en los beneficios de experimentarlos

Cada varios meses tienes un momento de iluminación: "debería comer menos alimentos procesados", "ojalá pudiera leer una novela al mes" o "definitivamente voy a apuntarme al gimnasio". Pero la dificultad no está en abrazar ese momento de autoconciencia, sino en mantenerlo en el tiempo, algo que, según cuenta en un artículo para Psychology Today la especialista en terapia cognitivo-conductual Alice Boyes, requiere mucha "determinación, disciplina y enfoque". Lo más normal es que termines abandonando el hábito y volviendo al punto anterior. Lo sabes bien. ¿Pero sabías que en realidad no pasa absolutamente nada si eso te ocurre?

La autoexigencia genera presión

Los hábitos temporales pueden proporcionarle mucho a tu vida. Entre otras cosas, claridad. "Realizar alguna actividad todos los días te será útil para comprender si realmente refleja tus valores. ¿Sientes que hace que tu vida sea mejor? ¿O sientes que no quieres pasar parte de tu vida haciendo eso?", plantea Boyes. No es lo mismo proyectar un hábito en tu cabeza que experimentarlo y darte cuenta de que no es para ti. Ahora ya puedes tacharlo de tu lista. De momento, y en el punto en el que estás en tu vida, el crossfit o ir al cine todos los miércoles no te encaja. Y punto. Una cosa menos con la que autoexigirte y fustigarte.

Además, los hábitos temporales también pueden ayudarte a priorizar. Porque es obvio que la energía que tienes y el tiempo que tienes es limitado. Y no se puede llegar a todo. No se puede ser un súper sapiens. Quizá un mes practicando inglés o dos meses meditando te permitan comprender que sí, que son actividades que están bien, pero que prefieres invertir más tiempo en coleccionar series de televisión o tontear en Tinder. Al fin y al cabo, solo tienes una vida: ¿para qué matarte con cosas que no te motivan demasiado? "Aunque ciertas actividades sean valiosas, hacerlas a diario desplaza a otras importantes". Tienes que elegir.

Tu creatividad y tu estado de ánimo

En tercer lugar, los hábitos temporales pueden aportarte automatización de comportamientos. Sí, esto es algo que aparece más intensamente en los hábitos permanentes: el cerebro aprende a realizarlos de una manera más inconsciente, permitiendo que se libere carga cognitiva que puedes usar para otras cosas. Pero también puedes obtenerlo de esos hábitos que acabas abandonando. Eso sí, debes mantenerlos "el tiempo suficiente para que la secuencia de comportamientos involucrados se automatice en tu memoria a largo plazo". En ese momento será una nueva skill almacenada en tu interior. Lista para sacarla cuando la necesites.

Y, en cuarto y último lugar, está el valor de la propia experimentación. Como resume Boyes, "participar en muchas actividades novedosas desarrolla diversas habilidades y relaciones, y te da práctica para manejar una amplia gama de emociones", además de ser un trampolín para la creatividad y el estado de ánimo. Hacer unas cuantas actividades todos los días durante todas las semanas de todos los años de tu vida te convertirá en unx crack de las mismas, pero te privará del amplio surtido de experiencias que ofrece el mundo. Prueba. Abandona. Prueba. Abandona. Sin remordimiento. Sin pesar. Y ve quedándote con algo de todo. Esa es la clave.