Perspecticidio, la técnica que usan las personas manipuladoras

Para que entiendas de qué se trata, es una de las clásicas maneras de dominación que existen dentro de las sectas y que también puede aparecer en relaciones de pareja o familiares

Cuando alguien te manipula busca condicionar o cambiar tu comportamiento hacia su interés sin que te des cuenta de que lo está haciendo. Puede ocurrir que alguien te manipule, incluso, sin ser consciente de que lo está haciendo. Hay varias formas de manipular y una de ellas, de la que vamos a hablar en este artículo, se denomina perspecticidio. Se trata de una técnica que está muy presente en las sectas ya que es en la que una persona somete a otra a su total dominio, así lo explican desde La Mente es Maravillosa. La palabra hace referencia al denominado “lavado del cerebro al que se sometían a los prisioneros de guerra”.

La pérdida de perspectiva es una de las cosas que ocurren si te manipulan de esta manera, “llegando a cultivar incluso el pensamiento de que no tenemos derecho, porque no somos válidos, a tener nuestras propias opiniones”. Si esto sucede puedes perder tus pensamientos, tus prioridades e incluso puedes dudar de lo que antes tenías claro y sucede porque la otra persona es más fuerte y puede llevarte a que confíes ciegamente en sus ideas, objetivos o metas. Esto, a su vez, puede hacerte renunciar a tus necesidades y a tus deseos, lo que puede acabar incluso a que pierdas tu personalidad.

“El fenómenos del perspecticidio conlleva una relación abusiva, de control, dominio y manipulación por parte de una persona hacia otra (o hacia un grupo de ellas)”, explican desde la web. A medida que el tiempo pasa, la víctima llega a dejar de tener opinión propia y cambia su forma de actuar. La persona que manipula empieza a definir la vida de la otra, absorbiendo su energía, sus ideas, sus ganas y es quien decide qué se hace y qué se deja de hacer. Es, por tanto, “una relación unidireccional de sometimiento, control y dominio”. Es tan fuerte el poder que una persona tiene sobre otra que quien manipula consigue que la víctima no tenga siquiera poder de decisión.

Las consecuencias de caer en esta manipulación no solo son sobre unx mismx, perdiendo la capacidad de decidir, perdiendo la identidad, perdiendo las creencias y callando sus opiniones, sino que además pasa a estar recluida, alejada de las personas con quien pasaba tiempo, alejada de amigxs y familiares, lo cual a su vez empeora la situación porque su entorno no le puede dar el feedback necesario ni puede intervenir para ayudar. Nadie puede alertar a quien sufre porque no hay espacio para nadie más. Pero hay algo peor, incluso si consiguieran acceder para ayudar, la víctima estaría tan envuelta en las redes de la manipulación que no creería nada de lo que le dicen.