Hay personas que te están manipulando con estas preguntas excesivamente amables

Llevar las conversaciones a su terreno, superponer sus verdades y el victimismo son algunas de sus manifestaciones

Las imágenes mentales asociadas a la manipulación suelen llevar cargadas cierta violencia. Sin embargo, y como cuenta el especialista en psicología cognitiva Robert N. Kraft en un artículo para Psychology Today, la manipulación también puede ser amable y manifestarse a través del cuestionamiento del carácter, el fomento de la culpa, la vulneración de los límites o la superposición de la versión propia de la realidad a la de las otras personas. Unos comportamientos que pueden condicionar muchísimo tu salud mental cuando eres la víctima. Y el hecho de que ocurran en contextos amables dificulta mucho tu defensa.

Mucho cuidado con las preguntas amables

Básicamente porque cuesta bastante más identificarlos. Las preguntas coercitivas, por ejemplo, no parecen tan coercitivas cuando hay buen rollo de por medio. Sin embargo, dice Kraft, "las personas manipuladoras usan preguntas para llevarnos a lo que les preocupa a ellas, exigiendo que dirijamos nuestra atención lejos de nuestras propias vidas y hacia la de ellos". Si son inteligentes y tienen buena capacidad de comunicación, lo harán con la suficiente sutileza como para que no notes las intenciones ocultas. Creerás que simplemente tenían interés en ese otro aspecto del tema de conversación. No es fácil detectarlo.

Lo mismo ocurre con la superposición de la verdad. Cuando tú das tu opinión, lo haces siendo consciente de que es tu opinión. Por eso usas mucho el "yo creo". Por el contrario, lxs manipuladorxs "proyectan certeza donde hay ambigüedad o conflicto" y "hablar por los demás, asumiendo que sus pensamientos son nuestros pensamientos" son consultarnos. Es extremadamente delicado y tenue en ocasiones. Quizás ni siquiera ellas sepan en ocasiones que te están imponiendo su visión del mundo, pero lo están haciendo. El lenguaje posee esa capacidad. Y solo si conoces la artimaña puedes notarla y desactivarla.

O te aman o te odian

Otra actitud habitual entre lxs manipuladorxs amables es la simplificación: cuando haces algo que les gusta, te elevan a los altares; cuando haces algo que no les gusta, te bajan a los infiernos. Y además te lo hacen ver, aunque siempre de una manera simpática. Es su estrategia. La violación de los límites personales que se encargan de desdibujar desde actitudes aparentemente bromistas, y el victimismo, que carece de agresividad pero tiene un efecto muy poderoso en la gente, son otras de sus armas. El simple hecho de que las conozcas ya ayuda, pero luego tienes que actuar en consecuencia. ¿Cómo exactamente?

Según el propio Kraft, profesor en la Otterbein University, lo primero es hacer valer tus derechos. Ahora que comprendes la manipulación, quiérete a ti mismx y comprométete a defenderte. Es necesario. A partir de ahí, las estrategias para hacerlo son oponerse con asertividad a las preguntas coercitivas o los cambios drásticos e interesados en las conversaciones, mantener los límites personales incluso cuando tratan de violarlos con humor de por medio, establecer las consecuencias que tendrá que siga actuando así y, si lo necesitas, poner tiempo y distancia de por medio. Si es preciso, permanentemente. No eres el juguete de nadie.