Cómo saber si la pandemia ha acabado con tus ganas de socializar

Todo lo que nos ha pasado este año dejará huella y a muchxs nos costará volver a relacionarnos como antes

Cómo saldrás de la pandemia depende mucho de cómo entraste a ella. Por ejemplo, si eres una persona adulta que tiene la vida más o menos montada, que has podido seguir viendo a tus amigxs pese a las restricciones y que has podido alternar trabajo con momentos de descanso habrás vivido un año covid muy distinto a unx adolescente que se ha pasado una de las etapas más importantes de su vida encerradx en un cuarto, estudiando por la pantalla y sin poderse relacionar. Sin embargo, aunque no todxs partimos del mismo lugar, lo que es una realidad es que la pandemia tendrá consecuencias sobre la salud mental de muchísimas personas.

Uno de estos efectos es el aislamiento social, como explican en Muy Interesante, que se trata de una soledad no deseada que perdura y que se podría extender más allá del estado de alarma. Este fenómeno, cuenta el artículo, afecta sobre todo a las personas que viven solas, pero nadie está a salvo porque entre el toque de queda que nos priva de las noches, el principal momento de socialización y ocio, el teletrabajo que nos separa de lxs compañerxs de oficina y la prohibición de otras actividades más allá de tu burbuja de convivencia, estamos viendo a menos gente que nunca. Y eso, al final, repercute en nuestras habilidades sociales y nos vuelve más vulnerables a transtornos de ansiedad o depresivos.

Para saber si te estás convirtiendo en un aislado social, Muy Interesante propone hacer un test (lo encontrarás completo aquí) que, como recuerdan, no es un diagnóstico médico, pero sí puede ayudarte a entender cómo te encuentras. En realidad, si antes o después de hacer el test sientes que no puedes con esta situación, lo más honesto es pedir ayuda, tanto de las personas que te quieren, para empezar, como de unx profesional si sigue complicándose la cosa.

Las preguntas consisten en reflexionar sobre ti y tus secretos: ¿hay alguna característica tuya que nunca le has contado a nadie?, ¿tienes algún rasgo distintivo que te aisle de lxs demás?, ¿sueles decir lo que opinas o, por el contrario, en las conversaciones te quedas con algo en la punta de la lengua?, ¿eres capaz de compartir tus sentimientos más importantes con alguien?, ¿tienes diálogos internos contigo mismx cuando quieres reflexionar sobre algo?, ¿crees que todo el mundo es más feliz que tú?, ¿tienes a quién contarle tus problemas?... el cuestionario sigue y, si lo haces con calma, puedes entender muchas de las cosas que te pasan. Cuando respondas a estas preguntas, recuerda cómo eras antes de la pandemia y pregúntate si este año horrible ha afectado más tu salud emocional de lo que cabría esperar. No dejes que ningún sentimiento te deje al margen y trata de superar lo que te impide buscar ayuda.