¿Por qué las mujeres tienen peor recuerdo de su primera vez que los hombres?

Puede ocurrir porque la primera vez es una experiencia más precipitada de lo que debería, ya que en ocasiones responde a las presiones sociales que vivimos

Seguro que si le preguntas a algún amigo cómo recuerda la primera vez que tuvo una relación sexual te va a responder que de mil maravillas y en raras circunstancias te va a admitir que le puede haber ocurrido algo como un gatillazo o que tuvo ciertas dificultades para llegar al orgasmo (algo, por cierto, común en las primeras experiencias sexuales). Es posible, también, que haya personas que expliquen satisfactoriamente que lo hicieron muy pronto, pero no demasiado pronto. En definitiva, muchos hombres reconocen que su primera relación sexual fue mucho más que buena.

Y la otra cara de la moneda es que una gran parte de las mujeres, lamentablemente, aceptará que su primera relación sexual no fue satisfactoria, que no escogió bien a la persona con quien perder la virginidad o que lo hizo por primera vez demasiado pronto. Por la razón que sea, por presiones sociales o porqué realmente las mujeres tienden a sentirse menos seguras en las primeras experiencias por culpa del machismo (¡Y la poca o mala información sobre sexo!) que nos rodea desde pequeñxs, tienen peor recuerdo de la primera vez que se fueron a la cama con otra persona.

Así lo recoge un estudio reciente publicado en el Journal of Sex Research, del que se hace eco la revista Psychology Today. La mayoría de las mujeres (un 64%) dicen tener peor recuerdo que los hombres, de los cuales solo el 36% admitió que no tiene muy buen recuerdo de la primera vez que tuvo una relación sexual. La muestra de dicho estudio consistió en 6,430 estudiantes universitarios que tenían 20 años en promedio. Los datos se recopilaron durante un período de casi 30 años (1990-2019) de estudiantes que tomaban un curso universitario de sexualidad.

El estudio también observó un patrón muy diferente para los participantes que se declararon religiosos. Aquellos más devotos o que crecieron en una familia muy religiosa no se sienten muy cómodos hablando de su primera exploración en el mundo carnal y no la recuerdan de forma muy positiva. Además, tardaron más a comenzar a tener relaciones sexuales.

También guardan mejor recuerdo del debut sexual aquellos que utilizaron anticonceptivos, se sentían más informados sobre el mundo del sexo y perdieron la virginidad con alguien que tenía una edad similar a la suya. Sin embargo, la duración de la relación sentimental con la persona con quien perdieron la virginidad y el consumo de drogas no se vincularon a ningún cambio de patrón.