Para liberarte en la cama lo primero es centrarte en ti

Para conseguir llegar a un nivel alto de confianza propia dentro de una relación sexual es muy necesario que se comience por los tres pasos que componen la autocompasión

Existen perspectivas diferentes a la hora de hablar de sexo. Para ciertas personas puede ser un tema muy complicado. Para otras es algo sumamente sencillo. Hay quienes perciben que se trata de un conjunto de comportamientos eróticos. Las relaciones sexuales, desde cualquiera de sus perspectivas, existen para acceder a nuestras experiencias más humanas: conectar con otro cuerpo, escapar del caos y el ruido, para disfrutar del placer, para subir la autoestima e incluso para sentir que se tiene el poder.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Y por qué no. Foto: @plastik

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

El sexo ha sido relacionado con lo que está sucio, lo que es incorrecto o lo que puede resultar peligroso. Estos mensajes tóxicos que hemos recibido evocan, obviamente, a una vulnerabilidad clara: la desnudez física y psicológica. Pero esta idea también está viviendo un giro: se habla de libertad, de positividad y de confianza. Ahora bien, ¿cómo se activan todos estos puntos en unx mismx para poder disfrutar plenamente de una relación sexual si siempre hemos recibido un mensaje negativo?

Como explican desde Psychology Today, la conexión con la confianza debe comenzar con la autocompasión. Para ahondar en este asunto se refieren a un término en concreto: la autoconciencia sexual. Este término hace referencia a que, para conectar con otra persona sexualmente, es necesario conectar con nuestra propia sexualidad interna, silenciando el ruido para que podamos cultivar una comprensión profunda de nuestra parte más erótica. Esto es necesario porque debemos tener la libertad de expresar qué deseamos y qué necesitamos, para ello hay que acudir a la autocompasión que se compone de tres aspectos:

- Auto-bondad: una relación con nosotrxs mismxs que sea similar a la forma en la que nos relacionamos con una persona que nos importa o a quien queremos.
- Humanidad común: una forma de entender que una preocupación propia puede también ser una preocupación común.
- Mindfulness: tener como prioridad vivir el momento presente sin pensar en qué ha ocurrido o qué podría ocurrir.

Más allá de lo que se entiende comúnmente por autocompasión, en este ámbito habla de un compromiso continuo con unx mismx que consta de perdonarnos por nuestros errores, querernos tal como somos y entender que no siempre todo va como deseamos. Cuando estemos en calma con estos aspectos podremos empezar a disfrutar de una relación sexual más plena y tranquila. El sexo está muy lejos de lo que aparece en las películas, donde todo comportamiento se adorna y parece perfecto, limpio o agradable. Esto hace que en la intimidad cualquier comportamiento que se salga de ahí nos haría sentir vergüenza o desesperación en lugar de comprender que se trata de otro punto más dentro de una misma intimidad. La verdadera confianza erótica es la voluntad de dejarnos ver en nuestra humanidad plena.