La fórmula infalible para hacer que tu gato sea amoroso contigo

La comunicación entre felinos y personas puede hacerse a través de los ojos y el movimiento de los párpados

Llevas algún tiempo conviviendo con un gato o una gata. Si pudieras resumir tu relación con este animal no dirías nada porque tampoco es que os llevéis muy bien. Tú lo has intentado pero no hay manera, el felino no responde a tus mimos ni a tus palabras y solo parece querer cuando le pones comida, le tiras un juguete o le echas agua fresquita en el cuenco. Vaya, que lo suyo es puro interés. Cuando hablas con otras personas responden con el clásico “es que los gatos son así” y puede ser verdad, hay algunos muy cariñosos y otros más ariscos. Sea cual sea la personalidad del tuyo, tienes que saber que hay una manera de comunicarse con ellos para crear un vínculo.

Esto no lo decimos nosotrxs porque nos da la gana, hay un estudio que explica que estas mascotas tienen gestos bastante claros y que no conseguimos descifrarlos porque, primero, no sabemos cuáles son y segundo, no nos fijamos lo suficiente. No solo muestran gestos con mensajes claros sino que nosotrxs también podemos conectarnos con ellos. Todo está enfocado en los ojos, concretamente en el parpadeo lento. El estudio sugiere que “las personas pueden aprender cómo sonríen los gatos: cuando un felino entrecierra los ojos y luego los cierra manteniéndolos cerrados durante unos segundos, está sonriendo”. Y tú que pensabas que se estaba quedando dormido a tu lado.

Ahora que sabes cómo sonríen estos animales que pueden resultar bastante misteriosos, también puedes hacer este gesto para mostrarles tu cariño y crear un vínculo. El estudio explica que “las personas y los felinos pueden comunicarse de esta manera”. Haz la prueba, acércate a su rostro de forma relajada (por ejemplo puedes tumbarte cerca) y ve entrecerrando los ojos lentamente con parpadeo lento, luego ciérralos como si estuvieras a punto de quedarte dormidx y mantenlos cerrados un breve tiempo.  Lo más probable es que, si el felino no tiene ninguna afección ni su estado es alterado, responda de la misma manera. Se trata de una sonrisa: estáis teniendo un diálogo de unión y de amistad.

Es más, si te fijas cómo interactúan dos gatos que se llevan bien entre sí, probablemente veas este gesto varias veces. El estudio que hemos comentado con anterioridad es el primero en realizar una investigación basada en la experiencia que habla sobre esta forma de comunicación entre personas y felinos. La primera parte del estudio demostró que los gatos tienden a no comenzar con el parpadeo lento hacia su dueño, lo que hacen es esperar el aviso, observar cómo actúa la persona. Si la persona utiliza esta técnica, con el paso del tiempo, se observará que el animal puede ir cambiando su manera de actuar, siendo más cariñoso y más cercano.