Dime cómo es tu gato y te diré cómo eres

El estudio recoge que es posible que la personalidad de la persona influya también en la personalidad de la mascota como sucede con los padres y los hijos

La historia de que los gatos son más fríos y distantes que los perros se ha instalado en nuestras mentes hasta el punto de que ha llegado a ser una especie certeza. Vamos, es así hasta el punto de que, si por casualidad encuentras a un gato cariñoso, estarás frente a una excepción. Pero quizás no sea así del todo. Es más, los gatos pueden formar lazos con sus cuidadores como los hijos los forman con los padres, lo cual indica que parte de la personalidad del animal también estará dada por su dueñx. Esto no es una invención de la nada, Lauren R. Finka, doctora en el comportamiento y el bienestar de los animales, especializada en felinos, realizó una investigación donde se reflejan los paralelismos entre gatos y sus cuidadorxs.

Desde Psychology Today explican que se han definido, para este estudio, cinco rasgos de personalidad concretos para lxs dueñxs de gatos: persona abierta de mente, personalidad sensible, amable, extrovertida y neurótica. Según la investigación esta última característica puede afectar drásticamente a estos animales. En la investigación participaron más de 3.300 personas propietarias de gatos, todxs ellxs llevaban conviviendo con el animal mínimo seis meses. Las preguntas del estudio giraban en torno al comportamiento, salud y estilo de vida del gato en particular. Solamente el 20% de las respuestas reportaron problemas con el animal tales como agresividad, búsqueda de atención o ensuciar el hogar.

A partir de estas preguntas y sus respuestas concretas, lxs expertos relacionaron las cinco características de la personalidad con las personalidades de los animales, dando lo siguiente como resultado:

Las personas más abiertas de mente:

  • Tienen gatos más amigables.
  • Son gatos menos agresivos.
  • Son menos distantes.
  • Son gatos más vagos.

Las personas más sensibles:

  • Tienen gatos más tranquilos.
  • Tienen más de un solo gato.
  • Son gatos menos asustadizos.

Las personas extrovertidas:

  • Tienen gatos con pesos normales (buena dieta).
  • Son gatos más exploradores, confían en que salgan del hogar.
  • Tienen un solo gato.

Las personas amables:

  • Tienen gatos menos agresivos.
  • Son menos distantes.
  • Están muy felices con sus gatos.
  • Solo tienen un gato.

Las personas neuróticas:

  • Tienen gatos más agresivos.
  • Son gatos más asustadizos.
  • Suelen tener problemas de comportamiento.
  • Pueden ser gatos con sobrepeso.
  • Tienen un solo gato.
  • No permiten que el gato explore el exterior.

Una de las últimas coincidencias residía en gatos de pedigree y aquellos que eran de raza aleatoria. Los primeros resultaron ser menos agresivos y más amigables, mientras que los segundos tenían más problemas de comportamiento. Una de las conclusiones de lxs expertxs fue que las personas más neuróticas tienden a ser sobreprotectoras o más autoritarias, lo cual influye en la personalidad del animal hacia su lado más negativo.