La filia que hace te atraiga la noche y la oscuridad

Las personas que sienten una especial atracción por la noche, también se sienten atraídxs por la Luna y acostumbran a ser introvertidas y reflexivas

Los seres humanos nos hemos sentido fascinados por la Luna desde que comenzamos a pasearnos de cueva en cueva hace unos 300.000 años. Y es comprensible. Una esfera planetaria colgando del firmamento posee una magia intrínseca. Una presencia nocturna tan vigilante como esa, en tiempos mucho más oscuros, debía proporcionar tanta inquietud como atracción. Pero algunas personas han llevado dicha fascinación hacia un lugar muy diferente: el amor a la Luna. Es lo que los especialistas conocen como selenofilia y podría ser una de las claves de tu misticismo, de esas sensaciones inexplicables que sientes en las noches.

No es un trastorno

"La selenofilia (del griego 'Selene', Luna, y 'philia', amor) es la atracción más llamativa de lo habitual hacia la Luna. Aunque su nombre pueda entender que las personas que sienten esta particular atracción hacia el único satélite de la Tierra tengan algún tipo de perversión sexual, lo cierto es que no hace referencia a un trastorno psicológico", explican desde Cultura Inquieta. Porque la selenofilia pocas veces tiene que ver con lo sexual. En realidad, es una conexión con la Luna mucho más espiritual. La miras y sientes algo. No sabes muy bien qué ni cómo explicarlo, pero lo sientes. Siempre ha sido así. Siempre te ha llamado la atención.

Y no solo la Luna. La selenofilia es una condición estrechamente vinculada a la nictofilia, es decir, a la atracción hacia la noche. Por eso te resulta tan estimulante dar paseos cuando el sol ha caído. En cierto sentido, y salvando las distancias, es como si tuvieras alma de murciélago. Y no eres la única persona así. De hecho, la historia del arte está colmada de personalidades que sufrieron esta irremediable atracción hacia la Luna. Es una lista variada en la que se encuentran el pintor ruso Chagall, el poeta Shelley, el escritor Borges o el pionero director de cine Méliès. "Los selenófilos son personas que tienden a expresarse a través del arte".

Momentos contigo mismx

Además, y siempre según este medio, "no es raro encontrar que las personas que sienten ese deseo estético por la Luna sean individuos más bien introvertidos, que prefieren contemplar el cielo nocturno en su soledad" que acompañados de otras personas. Esto tiene sentido, incluso si tenemos que entrar en el territorio de la elucubración. Después de todo, los días, con sus cantidades ingentes de luz, son momentos de socialización y de conexión con otras personas. Las noches, por el contrario, son instantes en que tarde o temprano te quedas a solas contigo mismx. El deseo de tener la Luna cerca podría moldear ese carácter solitario.

Por último, apuntan, las personas selenofílicas "también se consideran personas con una inteligencia superior a la media y una capacidad de reflexión más profunda". Por supuesto, esto puede tener más de prejuicio que de realidad científica, dado que solemos contemplar a las personas silenciosas como personas con una mayor capacidad de análisis y, por lo tanto, una respuesta más inteligente a los estímulos. Sea como sea, lo que está claro es que la selenofilia introduce en ti un componente espiritual que se extiende a muchos otros rincones. No te resistas. Utilízala como musa y permítete expresarte. Quizá haya un genio en ti.