El fenómeno psicológico que explica por qué todo el mundo adora a 'Baby Yoda'

Seguramente no solo has visto vídeos e imágenes de este personaje, sino también te habrán llegado memes y tú ahí, sin saber aún de dónde viene

Ojos enormes, largas y horizontales orejas y una estatura mínima ha robado el corazón de casi todo Internet. Toneladas de artículos y posts que comparten su pequeña cara, con esa naricita que parece un botón. Estamos hablando de Baby Yoda, la última locura viral que arrasa en el universo cibernético. Pero, ¿por qué es tan popular? Y, sobre todo, ¿de dónde viene toda la ternura que sentimos por él? Esta criatura mágica no ha aparecido de la nada, todo se remonta a la nueva serie The Mandalorian, el spin off de la saga Star Wars y que ha debutado hace algunas semanas en la plataforma de streaming Disney+, la cual no llega a España hasta marzo del 2020. Es al final del primer episodio cuando aparece este personaje que, aunque no tiene nombre, ha sido bautizado en las redes como Baby Yoda, por ser de la misma raza que el maestro de Luke Skywalker.

Esta criatura es un personaje secundario pero ha conseguido casi eclipsar al protagonista de la serie. En los primeros cuatro episodios, sus intervenciones eran tan ansiadas que han hecho que se convierta, en las últimas semanas, en viral. El amor que los fans sienten por él existe también porque consigue mantener la calma en situaciones de vida o muerte, situándose al margen de la acción como si nada ocurriera. Ahora bien, existe un fenómeno psicológico que hace que sintamos una ternura desbocada por este personaje o por cualquiera que tenga unas características similares: se llama cute agression, algo así como ternura agresiva.

Como explican en Psychology Today, esta ternura puede explicarse desde la teoría de 'el esquema del bebé': un conjunto de características que las personas encuentran prototípicamente tiernas o bonitas. Estas características incluyen: ojos grandes, narices pequeñas, barbillas pequeñas y cabezas más o menos grandes. Exacto, todas ellas están presentes en el Baby Yoda.

La ternura agresiva es un impulso paradójico que le sucede a muchas personas. La sensación a la que hace referencia es esa en la que algo es tan hermoso o tan tierno que te abruma y se posiciona en una especie de limbo entre el amor y el odio. Es más, quien siente esto sabe que las ganas son de morder, apretar o pellizcar eso tan bonito, aunque —obviamente— sin el deseo o el objetivo de causar daño. La investigación que realizan en Psychology Today indica que la parte del cerebro que aumenta la agresividad se activa cuando vemos fotos de bebés o de crías de animales. Esto sugiere que dicha parte está involucrada en esos impulsos de apretar o abrazar muy fuerte este tipo de criaturas.

Sentirse abrumadx por emociones positivas es un factor clave en esta ternura agresiva. Quienes se sintieron abrumadxs por los sentimientos positivos al mirar fotos de crías de animales o al ver al Baby Yoda, deben saber que su cantidad de actividad cerebral relacionada con las emociones positivas (sentir amor, cariño o ternura) está directamente relacionada con los sentimientos agresivos. Así que la próxima vez que te den ganas de comerte  a besos al gatito o perrito de Instagram ya sabrás que los mecanismos mentales del Baby Yoda están actuando en tu cerebro.