Un estudio revela que ser feliz pasa por no pensar en ello

Quienes más reflexionan sobre la felicidad experimentan más insatisfacción, negatividad y síntomas depresivos

Estamos rodeados de gurús de la felicidad. Nos cuentan qué tenemos que hacer o dejar de hacer para encontrarla en libros, charlas TED, conferencias e incluso fórmulas matemáticas. Y nosotros la perseguimos con tanta intensidad, saltando de corriente en corriente, porque esta sociedad nos ha enseñado que para conseguir lo que ansiamos debemos insistir hasta la muerte. Hasta ahora. Porque el psicólogo positivista Jamie Gruman cuenta en Psychology Today como su último estudio sobre la felicidad revela que para serlo, lo mejor es no pensar en ello.

Gruman desarrolló una prueba destinada a averiguar el grado de prioridad que tiene la felicidad en la vida de una persona. En ella incluía cuestiones como la cantidad de tiempo invertida en pensar cómo aumentar la felicidad, la cantidad de tiempo invertida en hacerse feliz o la preocupación por ser o no ser feliz. La aplicó a 360 voluntarios y descubrió que quienes priorizaban más la felicidad experimentaban niveles más bajos de satisfacción y más altos de depresión y negatividad. En conclusión, y en palabras del psicólogo, "pensar sobre la felicidad es perjudicial".

Pero no es su único descubrimiento. Su estudio también reveló que practicar las actividades que nos resultan satisfactorias no solo tiene efectos beneficiosos, sino que promueve la felicidad. Dicho de otro modo: mientras que reflexionar en bucle sobre si somos o no somos felices nos aleja totalmente de ella, llevar a cabo acciones que nos producen alegría nos acerca muchísimo a la felicidad. Como explica el autor, "la felicidad se considera mejor como un subproducto de la vida comprometida". Así que comprométete. No lo pienses. Solo vive siguiendo tu corazón.