Las empresas que explotan a sus trabajadores triplican sus posibilidades de depresión

Un estudio publicado en la British Medical Journal apunta a que los trabajadores que se sienten explotados en sus empresas tienen 3 veces más posibilidades de caer en depresión

Hay varios tipos de trabajos tóxicos, aunque quizás, los más habituales son esos en los que abundan las horas extra o la sobrecarga de trabajo, donde somos simples números llenos de estrés y ansiedad o donde nos sacan nuestro tiempo libre, energía para disfrutar de nuestrxs amigxs o la capacidad de dormir y tener esos maravillosos sueños en los que tenemos súper poderes y salvamos el mundo. Si te sientes identificadx con estas líneas, hay dato que te interesa: las personas que trabajan en sitios que pasan de preocuparse por el bienestar de sus empleados tienen tres veces más opciones de acabar en depresión, según un estudio de la Universidad de Australia del Sur publicado en la revista British Medical Journal.

Sí, tal cual lo lees. Tener trabajos precarios donde solo importa el resultado y para nada el trabajador son capaces de arrancarte tu salud mental y, por tanto, privarte de vivir bonitas aventuras de la juventud. La autora principal del estudio, la doctora Amy Zadow, lo dejó muy claro: “La evidencia muestra que las empresas que no recompensan o reconocen a sus empleados por el trabajo duro, les imponen demandas irrazonables y no les dan autonomía, están colocando a su personal en un riesgo mucho mayor de depresión”. Y eso es algo que, de acuerdo con el equipo del Observatorio del Clima de Seguridad Psicosocial (PSC) de la misma universidad, puede afectar más a los hombres.

Eso no es todo. La misma investigación llegó más lejos: las largas jornadas laborales aumentan el riesgo de que el personal muera a causa de una enfermedad cardíaca o sufra un accidente cerebrovascular. Pues eso, que cargar con un exceso de tareas impuestas por otros podría estar sacándote unos cuantos años de vida, y eso es algo bastante frustrante que nos hace pensar que tener una relación sana con el trabajo es más importante de lo que se ve a primera vista.

Una idea que también confirma otra investigación hecha anteriormente por la misma Zadow y la directora del Observatorio PSC de la facultad, Maureen Dollard, que reveló un dato interesante: descuidar la salud mental de los empleados puede ser típico de lugares de trabajo donde se exprime a la plantilla con altos niveles de agotamiento y acoso laboral. Y, aunque sea algo súper nocivo que no debería ocurrir nunca, al menos, nos sirve para poder detectar mejor cuando nos estamos metiendo en un empleo tóxico y poder evitarlo con tiempo. “El acoso se puede predecir a partir del compromiso de una empresa con la salud mental, por lo que se puede prevenir”, apuntó Dollard al hablar de una parte fundamental de nuestra salud que nos deberíamos tomar todxs más en serio, y aún más si tenemos en cuenta cómo está en España el panorama de la salud mental, considerada por algunos expertos como la próxima pandemia (si no es que ya ha llegado).

De acuerdo con una encuesta realizada el pasado febrero por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 41,9% de la ciudadanía ha tenido problemas de sueño, mientras que más el 51,9% (más de la mitad del país) confiesa sentirse "cansado o con pocas energías". Y eso es algo preocupante si, además, tenemos en cuenta que España apenas cuenta con 6 psicólogos por cada 100.000 habitantes, frente a los 18 por cada 100.000 que tiene como media la Unión Europea. Así que, dicho todo esto, cuidémonos mejor a nosotros mismxs y entre esos amigxs de siempre, esos que nunca fallan y a los que sí les preocupa nuestro bienestar.