Cómo eliminar la sensación de suciedad que sientes después de tener sexo

La negatividad sexual es una actitud que inhibe el placer y empeora tu salud mental

La negatividad sexual es una predisposición aprendida a considerar el sexo como algo arriesgado, peligroso, incontrolable, sucio e incluso dañino. Y una mala noticia para ti: según la escritora de sexualidad Gabrielle Kassel, "es una apuesta segura que, a menos que estés trabajando activamente para volverte positivo en el sexo, eres sex negative". Pero la experta te anima a no tomártelo como algo personal. Como asegura en aquel mismo artículo de Healthline la educadora sexual Goody Howard, "la negatividad sexual está arraigada en la forma en que opera nuestra sociedad". Es la visión sexual que heredaste.

Por supuesto, en algunas personas esta negatividad sexual opera de una manera más evidente, pero en buena parte de los jóvenes es una sensación interna casi inexplicable. Un aura de suciedad que rodea al sexo y a las prácticas que se salen de lo convencional: los tríos, las orgías, la experimentación homosexual, los juguetes sexuales o el descubrimiento del placer anal. Para muchas personas continúan siendo manjares que les hace sentir confusos. Por eso es importante abrazar su antítesis: la llamada actitud sex positive, "una forma de ser que reemplaza la vergüenza por placer y el juicio por la libertad".

En palabras de la terapeuta sexual Aida Manduley, este positivismo sexual "implica no juzgar y respetar la diversidad de la sexualidad y las expresiones de género, siempre que haya consentimiento". Y no solo las diversidades sexuales del resto de las personas del mundo. También, y muy especialmente, las tuyas propias. Porque cuesta mucho pasar de la teoría a la práctica, de comprender que cualquier modalidad de sexo consentido está bien a ser capaz de practicarla sin sentirte contrariado en tu identidad y en tus valores. Ir del "respeto eso que hace y me interesa pero no es para mí" a "me interesa y voy a probarlo".

La vergüenza es un lastre. Como dice la educadora sexual Erica Smith en Healthline, "ser controlado por la vergüenza y el juicio es una experiencia miserable: inhibe tu placer, empeora tu salud mental e interfiriendo en tu vida". Después de todo, el sexo es una parte fundamental de la vida de la mayoría de las personas, con lo cual, apunta Manduley, "ser sexualmente positivo puede ser una fuente tremenda de salud, celebración, cariño, curación y bienestar". Librarte de esos matices oscuros que tiene el sexo en tu cabeza es como nacer de nuevo y ver el mundo de una manera totalmente diferente. ¿Pero cómo?

No es sencillo. Avanzar en el positivismo sexual requiere tres ingredientes esenciales. En primer lugar, un fuerte compromiso contigo mismx y con la intención de cambiar. En segundo lugar, mucha valentía para dar ciertos pasos que, aunque siempre te han apetecido, nunca has dado por esos sentimientos renegridos de tu interior. Y en tercer lugar tiempo, porque no se pulen los residuos del negativismo sexual en dos días. El truco principal consiste en "hacer un ejercicio consciente de todas las veces que no eres positivo en el sexo". Así podrás ir desenmascarando tus propios prejuicios internos para desecharlos.