Deja de decir 'sabía que iba a pasar' porque en realidad no tienes ni idea

Alguna vez o bien has dicho o bien has oído esta frase, como si lxs demás o nosotrxs mismxs tuviéramos el poder de anticiparnos o saber con certeza cuál es el curso de la realidad

“Lo veía venir, sabía que al final iba a llover”, ¿te suena esta frase? ¿la has dicho tú alguna vez? No solo la has dicho sino que la has escuchado, es una de esas frases que se dicen en algún momento porque es una sensación muy común. Pero, ¿por qué lo decimos? ¿es que acaso tenemos el poder de anticiparnos o saber con certeza cuál es el curso de la realidad? Seguramente no, no eres advinx, ni tienes poderes para saber qué va a ocurrir, lo que te pasa es lo que en psicología se llama sesgo de retrospectiva. Esas personas que declaran este tipo de anticipación, en realidad, nunca se anticiparon a nada. En la web de La Mente es Maravillosa lo explican al detalle.

“El sesgo del que hablamos se produce por un fallo de la memoria: creer que se ha sucedido, aquí y ahora, ya lo habían previsto, cuando no es así. Estamos ante un falso recuerdo, ese en el que creían tener claro un desenlace antes de que sucediera”, explican desde la web especializada en psicología. No es extraño que eso pase, hay un error en la forma en la que procesamos la realidad, hacer una interpretación de lo que sucede que no tiene precedente ni origen es bastante más común de lo que creemos, así funciona la mente pero, ¿por qué?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿En qué situaciones haces esto?⁠ ⁠ Foto de @cecile_hoodie

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

El cerebro actúa de esta manera como parte del proceso evolutivo, es un recurso que nuestra cabeza ha ido desarrollando conforme pasa el tiempo. Es evolutivo porque lo que busca nuestra primera reacción es la de ahorrar tiempo, economizar nuestra vida. Necesitamos reaccionar de forma certera pero también muy rápida y a veces ambas no son compatibles. Por eso nuestra cabeza falla. Cuando pasa el sesgo de retrospectiva es porque necesitamos estar segurxs de lo que va a ocurrir y casi siempre ante eventos negativos o que fallarán, porque si conocemos el desenlace podemos reorganizar los planes.

Cuando sucede algo negativo que creímos haber anticipado lo primero que hace nuestra mente a modo de reacción es buscar de quién es la culpa, sobre todo cuando no tiene que ver con el tiempo, o si no, se busca de quién fue la idea. Otro de los motivos por los que nuestra mente hace este sesgo de retrospectiva es porque el hecho de pensar que nuestra anticipación es acertada nos da la sensación de que controlamos la realidad y que no vivimos en un auténtica incertidumbre, es decir, hace que el miedo desaparezca y nos da mayor fuerza de impulso.