El tipo de personas que necesitas a tu lado para mantener sano tu cerebro

Contar con amigxs que te escuchen mejora la longevidad y la resiliencia cognitiva

De momento, y hasta que alguno de los muchísimos ovnis observados resulte ser verdaderamente una nave espacial cargada de alienígenas ultrainteligentes, el cerebro humano es el órgano más sofisticado que existe en el universo. Pero como cualquier otro órgano está sujeto al paso del tiempo y el deterioro. En general, las recomendaciones para cuidar nuestros preciados cerebros pasan por alimentarnos bien, hacer ejercicio con moderación y alejarnos un poquito de las pantallas. Pero una investigación científica acaba de probar que tener una determinada clase de persona a tu lado puede ser clave para mantener sano tu cerebro.

Publicado en la revista especializada JAMA Network Open, el estudio muestra concretamente que encontrar a "alguien dispuesto a escucharte contar una historia puede ser un verdadero impulso para mejorar la longevidad" y un potenciador de la "resiliencia cognitiva", según cuentan desde el medio estadounidense Inverse, primero en hacerse eco de la investigación. O dicho con otras palabras: tu cerebro parece necesitar atención cuando trabaja para transmitir un relato o cuando trabaja para transmitir sus emociones. Quizá es precisamente por esto que las personas egocéntricas que no escuchan nos hacen sentir tan mal.

Pero obviamente esto posee una segunda lectura. Tu cerebro puede beneficiarse bastante de que en tu vida haya personas que te escuchen de verdad y con atención plena, pero los cerebros de los demás también son susceptibles a este fenómeno. En este sentido, dicen desde Inverse, "si te preocupas por la salud cerebral de tus padres y amigos, puedes empezar por ser un buen oyente". Además, y más allá de la salud, poner atención consciente ante las personas que te rodean te permitirá conocerlas mejor, comprenderlas mejor y tener relaciones más significativas. Las personas que escuchan están convirtiéndose en rara avis.

Así que este estudio podría servirnos como una excusa más para recuperar la escucha sincera. De una forma más específica, "parece que tener a alguien que te escuche ayuda a estimular la neurogénesis, el término de neurociencia para el crecimiento de nuevas neuronas, y a aumentar la plasticidad sináptica". Además, dicen los autores en el paper, es posible que ciertas neuronas involucradas en los procesos cerebrales vinculados a las interacciones sociales, como la escucha de apoyo, puedan producir aminoácidos encargados de reparar neuronas. Lxs amigxs que escuchan hacen que nuestro cerebro se fortalezca, crezca y dure más.

Y no solo esto. Los propios investigadores especulan con que estas mismas neuronas, activadas durante esta escucha de apoyo, "también pueden estar relacionadas con la producción de oxitocina", la hormona más involucrada en el estrechamiento de lazos personales. Probablemente el motivo por el que cogemos cariño a quienes nos prestan atención en momentos complicados. Así que rodéate de personas que te escuchen de verdad. El mundo está lleno de personas que escuchan. Y si no encuentras ninguna, sé una. Hay veces que buscamos fuera cambios que deben comenzar en nosotros. ¿Nos has leído con atención?