La CIA desclasifica sus archivos OVNI para que puedas descargarlos

Se tratan miles de páginas con información hasta ahora confidencial, escaneada y lista para descargarse, conseguida gracias a veinte años solicitando informes de transparencia

Llevamos desde hace un par de años escuchando noticias de que Estados Unidos confirma que vídeos con supuestos ovnis son reales. Y no solo los cuatro frikis de siempre (como se les suele definir en los medios) que llevan viendo avistamientos desde los campos de Arkansas hasta las montañas de Montserrat. Sino que grandes jefes del ejército estadounidense y prestigiosas publicaciones periodísticas empezaron a hablar del asunto. Probablemente, el evento más destacable fue cuando, a un día de la “invasión” al Área 51, el subjefe de operaciones navales de Estados Unidos, Joseph Gradisher, confirmó que los tres vídeos difundidos en diciembre de 2017 y mayo de 2018 por el diario New York Times eran completamente verídicos.

Ahora, la última gran invitada a la conversación sobre los ovnis es la CIA, que acaba de publicar un montón de contenido y archivos clasificados sobre avistamientos sucedidos desde 1980 hasta hoy. Y todo gratis. Según la CIA, son todos los documentos que tienen. Pero según The Black Vault, que los ha recopilado todos en su web, “no están del todo seguros de que eso sea verdad”, pero que “algo es algo”.

Obviamente, la CIA no se ha aventurado a afirmar que lo que se ve en sus imágenes y documentos se trate de naves alienígenas. De hecho, en general, se ve más bien poco y más de lo mismo de lo que ya conocemos: luces, testigos con amnesia y declaraciones muy locas, sin demasiadas conclusiones jugosas ni secretos de estado que revelen que no estamos solos. De ahí que se hayan limitado a confirmar que se trata de fenómenos que “han sido observados y cuyo origen no se ha identificado”, sin entrar en detalles, por supuesto, para evitar alimentar las paranoias de aquellos que leen “no identificado” y se van a su búnker, con cascos de papel de aluminio, para prepararse ante una invasión alien.

Todos estos archivos, por supuesto, no se han hecho públicos por amor al arte o por generosidad de la hermética CIA, cuyos documentos guarda con mucho recelo, sino porque el fundador de The Black Vault lleva años pidiendo que los hicieran públicos con Freedom of Information, unos mecanismos para pedir informes a agencias públicas excusándose en la supuesta transparencia que deben tener. Según ha explicado en diversas entrevistas, lleva más de 20 años luchando por ello. Y si lo ha conseguido ha sido, en parte, gracias a Trump. Como explica La Vanguardia, "Trump promulgó el proyecto de ley de financiación gubernamental en uno de sus últimos actos como presidente. Sin embargo, pocos se dieron cuenta de un pequeño detalle de ese proyecto: existe una cláusula que garantiza que los servicios de inteligencia contaran al Congreso todo lo que supiesen sobre objetos voladores no identificados dentro de los 180 días posteriores a su investigación. No solo eso, sino que también se les pedía que identificaran posibles ‘amenazas aeroespaciales’ o similares, determinando si esa actividad podría estar relacionada con ‘uno o más adversarios extranjeros’". 

Obviamente, cuando le contaron la noticia se sintió muy feliz. Después de décadas luchando por ello, lo había conseguido. Pero luego vino todo el trabajo: los documentos le llegaron en una caja con CDs con información y portafolios con miles de páginas y tuvo que escanearlas todas, una a una. Ahora, después de un trabajazo de meses, todo en su web, en formato PDF, para que todos le echemos un ojo (y nos montemos nuestras historias paranormales).