Los cambios de humor tienen una explicación y se pueden controlar

 

Los cambios de humor son los grandes incomprendidos de la sociedad a pesar de que son más generalizados de lo que creemos

Estar euforicx y que de repente que te entre el bajón de la nada, estar conversando con unx amigx o tu pareja y que te enfades sin más, llegar a casa después de un día “normal” y sentirte desanimadx. ¿Te sientes identificadx con alguna de estas situaciones?  Los cambios de humor son una realidad que nos afecta a todxs en mayor o menor medida, de hecho es imposible pretender que siempre estamos bien. Por ello es importante aprender a identificar cuando se producen y como podemos gestionarlos.

Los cambios de humor afectan tanto a hombres como a mujeres. Chistes rancios aparte, es cierto que las mujeres y las personas menstruantes tienen más probabilidad de sufrirlos a causa de los cambios hormonales de la regla. Aunque esto no quiere decir que los hombres estén libres de ellos, ya que la testosterona también puede jugar malas pasadas Así que dejad atrás las machistadas de “ya estas con la regla” como si fuera solo cosa de mujeres tener altibajos emocionales, demás que estos pueden responder a otros factores.

Hay un largo listado de situaciones que pueden explicar por qué un día te viene la bajona cuando todo está bien en tu vida, así que deja de autofustigarte diciendo que estas locx. Tu estilo de vida, como dormir poco, no hacer ejercicio, la falta de vitaminas o incluso algunas enfermedades como el hipotiroidismo, la diabetes o la anemia puede causar cambios de humor. También el consumo de drogas o substancias psicoactivas y determinados medicamentos como la píldora anticonceptiva, pueden causarlos.

Aunque nuestro amigo el estrés y los problemas personales también pueden ser la gran causa de fondo. Ya sabes, tener un jefe que no para de darte por saco, compaginar estudios y trabajo porque si no es así no llegas, que tu pareja o amigx no te trate bien. Esas cositas. De hecho no hace falta que estés pensando en lo que te angustia para que te sobrevenga un altibajo emocional.

Lo más importante delante de los cambios de humor es fijarnos en cuando nos pasan y con que frecuencia. Sobre todo hay que ver hasta que punto son recurrentes y afectan nuestro día a día, ya que de ser el caso es necesaria la ayuda psicológica. 

Llevar un registro diario de nuestro estado de ánimo puede ser una buena manera de empezar. Así podremos detectar si estos altibajos son aleatorios o tiene relación con determinadas situaciones. Por ejemplo, si todos los lunes te da la bajona puedes anticiparte y montarte un plan que te ayude a sobrellevarla. O al menos tienes claro que no eres tú, sino que es el palo (compartido por muchxs) de tener que volver al curro o la uni. Lo mismo puede pasar con la regla o con los días que duermes menos.

Una vez vemos por donde vienen los cambios de humor, es bueno identificar la emoción que nos está atravesando: ver si es desmedida o si puede tener relación con algún problema que podamos solucionar. Ser consciente de las emociones también puede ayudar, saber observarlas en el momento, pero ser capaces de redirigir nuestra atención en lo que realmente es importante en ese momento. Para ello puede ser muy útil la meditación o el mindfulness.

Tener alguien con quien compartir estos momentos también es muy bueno, nos ayudará a sentirnos menos solos y analizar mejor la situación. Además, en momentos de bajona una buena solución es hacer algo que nos haga sentir bien, no hace falta complicarse la vida: puede ser darse una ducha de agua caliente, escuchar una canción. Cualquier cosa.