¿Ateo, beato o ser de luz? Esta escala te dice cómo de religioso eres

A través de marcar diferentes grados de teísmo, agnosticismo y ateísmo, el biólogo Dawkins indica 7 grados de espiritualidad

Hay muchas personas que tienen inquietudes religiosas pero tampoco les sale de dentro ir a una misa, rezar cada mañana o hablar con Dios antes de acostarse. Solemos creer que el sentimiento religioso es blanco o negro: o estás junto a los ateos y agnósticos, o tienes que estar en el lado contrario, en el de la devoción. Pero este modelo es falso. No para todos funciona y hay diversos expertos que aseguran que la religiosidad se puede sentir en muchos grados.

Uno de estos expertos es el biólogo Richard Dawkins. En su libro El espejismo de Dios crea una escala similar a la de Kinsey —que mide la heterosexualidad y homosexualidad con un amplio rango donde situarse— pero con el sentimiento religioso. Su objetivo principal es que todo el mundo entienda mejor su aproximación a la fe y pueda sentirse mejor consigo mismo a la hora de interactuar con Dios y la religión. El portal Psicología y Mente resume la escala de Dawkins (o espectro de probabilidad teísta, como la llama él) y sus 7 grados de religiosidad.

1. Teísta fuerte

Uno de los extremos. Cree que Dios u otros entes espirituales existen, sin duda o vacilación. Para el teísta fuerte, lo divino es una realidad que, aunque no es fáctica y sabe que está en el terreno de lo espiritual, no debe ponerse en duda. Aquí cabe desde tu abuela del pueblo hasta un extremista del ISIS.

2. Teísta de facto

En ocasiones, puede haber dudas de la existencia de Dios, pero no son lo suficientemente importantes. “En la práctica, la persona se define como teísta sin ningún problema, y por lo general actúa como si la deidad existiese”, asegura el artículo.

3. Agnóstico próximo al teísmo

Los agnósticos son aquellas personas que no niegan la existencia de Dios, pero que como tampoco pueden probar su existencia, tienen muchas dudas. Según Dawkins hay tres tipos de agnóstico. El que está más próximo al teísmo no se atreve a confirmar que Dios exista, pero “considera que es más probable que exista una deidad que lo contrario”.

Ricky Turner

4. Agnóstico completamente imparcial

El segundo tipo de agnóstico es aquel totalmente equidistante. No está en ningún extremo, “cree que existen las mismas posibilidades de que exista Dios que de que no exista”.

5. Agnóstico próximo al ateísmo

El último caso de agnosticismo. En este caso, creen que es más probable que Dios no exista que lo contrario. Sería algo así como un 40% de religioso y 60% de ateo.

6. Ateo de facto

“Vive como si lo divino solo existiese como fenómeno histórico y antropológico, y no más allá de la naturaleza”, explica el artículo. Sin embargo, el ateo de facto no está en el extremo contrario al teísta fuerte porque, aunque no cree en Dios, todavía tiene algún resquicio de duda espiritual y en alguna ocasión puede abrir un poco su mente para dejar entrar conceptos divinos.

Resultado de imagen de church gif

7. Ateo fuerte

Tiene la absoluta certeza de que Dios no existe. No cree en ningún concepto espiritual de cielo/infierno, santos, doctrinas morales, salvación o cualquier otro término. Para él, la religión es una filosofía apoyada por una institución y la divinidad sobre la que se legitima no es algo real. Está en el extremo opuesto a las otras formas de afrontar la existencia de Dios.