Qué hacer si te arrepientes de haberte acostado con alguien

Como explica un estudio, al parecer las mujeres sienten mayor arrepentimiento que los hombres cuando se trata de relaciones sexuales

Quizás tu perspectiva sobre los arrepentimientos no tenga ninguna parte negativa. Quizás pienses que cuando te arrepientes de haber hecho algo, podrás aprender y no volver a repetir algo similar. Esto está bien pero no sirve para todos los casos, uno de ellos es el sexo casual. Cuando te acuestas una noche con alguien, un poco de forma impulsiva y no tienes claro que eso te apeteciera del todo, el arrepentimiento llega al día siguiente y se queda en ti durante un tiempo, generando algo de incomodidad y de malestar. Una última investigación realizada por la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología en relación a los arrepentimientos sexuales encontró una diferencia entre los motivos por los que se arrepienten los hombres y los motivos de las mujeres.

En el estudio participaron 263 estudiantes de entre 19 y 37 años que se pusieron a prueba durante mucho tiempo con intervalos de más de cuatro meses para ver qué respuesta de iban obteniendo. El estudio descubrió que las mujeres tienen niveles más altos de experimentar arrepentimiento después del sexo casual de una noche, es más el 35% de las mujeres encuestadas respondió que este tipo de relación sexual esporádica le generaba sentimiento de culpabilidad. El objetivo de la investigación era examinar si el nivel de arrepentimiento generaba cambio en situaciones futuras, por ello el seguimiento era extendido en el tiempo.

Una de las respuestas que tuvo dicha investigación fue descubrir que aparecían y surgían emociones funcionales. Una de esas reacciones emocionales fue el miedo, es decir, tras tener una relación sexual esporádica con una persona desconocida, una de las emociones que nacían del arrepentimiento era el miedo. Esta emoción sí que generó cambios porque el miedo, en cierto punto, puede ser buen previsor del peligro. Lo que los investigadores sugirieron fue que podríamos cambiar nuestra conducta para no volver a experimentar dichas emociones negativas en el futuro. Pero la realidad fue bastante diferente, al menos en este caso.

Una de las principales conclusiones del estudio fue que en la mayoría de los casos no aprendemos de estos errores. “Nuestro comportamiento depende de nuestra personalidad, la cual es bastante diferente y más complicada que un sentimiento de arrepentimiento que dura un tiempo establecido”, explican los expertos. Esto está bastante influenciado, por ejemplo, por la excitación del instante. Las personas somos capaces de llegar hasta el límite, provocar y probar y luego, asimismo, caer en errores que ya hemos cometido en el pasado. Después de observar estos resultados, los investigadores explicaron que el arrepentimiento es flexible y no constante, esto quiere decir que puede cambiar según la situación, la experiencia o el contexto, con lo cual no reaccionamos siempre de la misma manera.

Frente a esto, el estudio aconseja hacer un trabajo introspectivo pero sin ser excesivamente durxs con nosotrxs mismxs. Si nos cuestionamos nuestro comportamiento podemos caer en conflictos internos que nos generen culpabilidad y que, aún así, no nos sirvan como aprendizaje. Así pues lamentarnos en silencio y caer en una especie de rumia ansiosa no es del todo recomendable. Lo ideal es entender que hay comportamientos o actitudes naturales y que, quizás, lo mejor sea no trazar un vínculo si sabemos que, al final, acabaremos en una relación sexual no deseada. Para ello debemos conocernos muy bien y aprender a observar nuestras emociones y nuestros actos.