8 señales que demuestran que no estás bien contigo mismo

Cuando te desconectas mucho de tus emociones es posible que a la larga dejes de sentir bienestar y hay avisos que te lanza tu cuerpo que debes escuchar

Hay un número amplio de personas que no se sienten cómodas con las emociones. No es porque no puedan sentirlas es porque o bien no las entienden o bien no saben cómo gestionarlas o bien no saben cuál es el origen de las mismas. Esto puede suceder porque tampoco somos personas criadas con una educación que esté enfocada en inteligencia emocional. No nos enseñan cómo manejar el día a día con las emociones y sus respectivos cambios. Hay algunas emociones que son centrales y existen para que podamos sobrevivir como el miedo, la ira, la alegría o la excitación pero cuando no nos sentimos bien con nosotrxs mismxs desconectamos de ellas.

Hay otras emociones importantes: las emociones inhibitorias. Algunas de ellas son la culpa, la ansiedad o la vergüenza y se encargan de bloquear las emociones centrales para que exista un equilibrio. El problema está cuando tenemos demasiadas emociones inhibitorias, ya que si esto ocurre no podemos prosperar y nos abrumamos. Con este universo de emociones no sabemos cuándo estamos bien o cuándo nos encontramos mal pero hay algunas señales a las que podemos prestar atención:

1. Evitas conflictos porque sientes indiferencia

2. Cambias de tema con facilidad porque no estás cómodx

3. Te resulta difícil desconectar y relajarte

4. Te cuesta estar en soledad

5. Juzgas a otras personas con cierta facilidad

6. Te cuesta aceptar cumplidos

7. A menudo experimentas ansiedad

8. No consigues dejar de preocuparte

No es necesario que se den todas estas señales para que se cumpla lo que comentábamos, si reconoces alguna de estas actitudes en tu comportamiento estás intentando a toda costa evitar las emociones, son reacciones naturales que haces para no experimentar incomodidad. Cuando haces esto de forma frecuente y no conectas con la parte emocional estás ignorando la raíz de muchos problemas que tienes y que pueden derivar en ansiedad o depresión. La única forma de tratarte y cuidarte es aprender a reconectar con tus emociones.

Lo principal ante esto es no ser muy durxs con nuestra persona y, sobre todo, no creer que las emociones pueden empeorarlo todo o que quien siente en exceso es alguien débil, porque esto no es así. Una de las formas de reconectar es entender las emociones y también aprender que existen por motivos concretos. Puede ayudarte leer acerca de emociones, escuchar a otras personas que están mejor conectadas consigo mismas y también escuchar a tu cuerpo y a tu mente porque, aunque no lo parezca, siempre te lanzan mensajes que quizás estás bloqueando sin querer.