6 rasgos que te ayudarán a detectar a las personas que no quieres tener cerca

Por ejemplo, hacen 'oversharing'. Es decir, lo comparten todo y sin límites. Y eso puede suponer que es una persona emocionalmente agotadora que te causará dramas

Al principio, cuando te presentan a alguien, todo el mundo suele ser majo. Luego, a medida que los vamos entendiendo y conociendo más a fondo, vamos descubriendo todos sus rasgos más profundos. Incluso aquellos tóxicos que, por motivos obvios, se ocultan y que puede ser que descubramos cuando ya es demasiado tarde, cuando ya nos han hecho daño. Para aprender a detectarlos a tiempo, el portal Bustle ha contactado con diversos especialistas que han seleccionado todos aquellos hábitos que las personas en quien no deberíamos confiar suelen tener en común.

1. Ignoran tus barreras físicas

Se te acercan mucho a ti, tú te alejas, si se vuelven a acercar. Te hablan cerca y te apartas, pero vuelven a aproximarse. Te hacen cosquillas, pides que paren pero siguen. Te toquetean (con caricias, abrazos, etc.), te alejas, pero vuelven a hacerlo. Según una de las psicólogas del artículo, “son formas sutiles de ver que, muy probablemente, esta persona no acepta un no por respuesta”.

2. No rompen el contacto visual

Lo normal en una conversación es mantener el contacto visual… pero durante un rato breve. En general, nuestra mirada va moviéndose y, aunque estés mirando a alguien porque está contándote algo, fíjate que sueles mover los ojos al techo, a sus manos, a las tuyas, etc. para romper la incomodidad de un contacto visual prolongado. “Muchos narcisistas no lo hacen, y quieren mirarte fíjamente para desafiarte, ponerte incómodo y aprender dónde están tus límites”, explica una experta. Algo así como hacen los perros cuando te miran para desafiarte.

Dog Staring GIFs | Tenor

3. Su estado de ánimo cambia demasiado

Otro rasgo narcisista: “pueden cambiar todos sus comportamientos no verbales en un abrir y cerrar de ojos y transformarse a sí mismos. Esto podría incluir cambiar de muy dulce a súper irritado, y luego al revés. O pueden transformarse en un personaje completamente diferente para salirse con la suya”, alertan.

4. Hacer oversharing

El oversharing, es decir, abrirse demasiado pronto, también es una red flag. Esa gente que en la tercera cita ya te está contando todos sus dramas, problemas e historias trágicas… cuidado. “Demuestra una falta de límites personales, si alguien está dispuesto contártelo todo en los primeros minutos de una cita, puede significar que no tiene control total sobre sí mismo o sus acciones”, y eso puede acabar en una persona dramática que te agote emocionalmente.

5. Pullitas de broma

Es una persona simpática y graciosa. Mucho jijijajá pero entre todas esas bromitas esconde puyas sobre aspectos que te pueden generar inseguridades. ¡Pero no te enfades si te lo suelta! Porque te dirá que era una broma y que no te lo tomes todo tan en serio. “Es una forma de manipular”, añade otra experta, citando el gaslighting, esa forma de hacerte creer que estás loco cuando te quejas de algo.

6. Saben demasiado de ti

Cuando conoces a alguien es normal hacer una búsqueda rápida de su Instagram, Twitter, Facebook (si tiene más de 40, seguramente). Pero de ahí a buscar tu nombre en Google, en LinkedIn, y saber muchas cosas de tu vida personal… cuidado. Estás ante un potencial stalker y, al igual que el resto de actitudes de la lista, puede convertirse en un problema grave.