5 rutinas para desconectar este verano aunque te haya tocado quedarte en la oficina

Cambiar algunas cosas dentro de tu día a día puede darte los ánimos necesarios para superar el mes en el que todo el mundo está de vacaciones excepto tú

¿Qué te genera bienestar? Las vacaciones, seguro. A ti y a todxs. Pero hay otro montón de vías por las cuales es posible conseguir esa satisfacción que, aunque tengas el trabajo de tus sueños, a veces desaparece. Sobre todo en verano cuando todo tu entorno se toma tiempo libre y a ti te ha tocado currar. Algunas de esas opciones pueden ser: una buena comida, vida social, el deporte, la lectura e incluso una pausa donde no hagas absolutamente nada más que escuchar música. Ahora bien, para poder encarar este mes caluroso en el que aún tienes que esperar por tus vacaciones o seguir currando porque ya has consumido todos los días a los que tenías derecho, traemos estas cinco técnicas rutinarias que pueden ayudarte a sufrir un poco menos, al menos así lo aseguran en Bustle. Podrás encontrarle el lado bueno y agradable al hecho de tener que ir a trabajar cada día cuando lo único que quieres es descansar en una playa paradisíaca

Hora concreta de desconexión

Resultado de imagen de alarm vacation gif

Al igual que te pones un despertador para levantarte, acostúmbrate a ponerte una alarma para recordar que es imprescindible desconectar. En ese rato que pilles de desconexión olvídate del móvil, inténtalo con todas tus fuerzas. Los mensajes de WhatsApp, los correos electrónicos y las notificaciones de todas las redes sociales no solo distraen sino que aumentan tus niveles de estrés. Ese rato que dedicas al móvil que para ti es como sin más, te está aislando del presente, saca tu atención del momento actual. Esto, sin duda, genera cansancio e incluso mal humor, sobre todo cuando empiezas a ver stories de lxs que están en la playa, en una cala de ensueño o de viaje descubriendo California.

Buen sueño y buena mañana

Resultado de imagen de dance morning gif

Ya estás cansadx de escuchar esto, ya lo sabemos. Si no fuera estrictamente necesario para encontrar el bienestar, no lo repetiríamos. La falta de sueño puede alterar todas las funciones del cerebro. Además, aunque seas una persona de esas que es más activa por las noches, dormir pronto y despertarte antes te dará bienestar: tener tiempo para hacerte el desayuno, escuchar la radio o ponerte música, ver cómo amanece... Ahora no pinta bien pero cuando lo practiques notarás el subidón. Acuérdate: lo ideal es dormir entre siete y nueve horas.

Di sí a la meditación

Imagen relacionada

¿Cuántas personas te han hablado de la meditación y de sus beneficios? Si lo han hecho es porque realmente funciona. Olvídate de las horas del día que ocupas trabajando y piensa en las que tienes libres. Si solo reservaras una de esas horas a la meditación, a alcanzar ese silencio mental total, a una desconexión superior, podrás evitar el estrés o el disgusto de tener que trabajar cuando el resto de personas están descansando. La meditación, además, puedes controlar tu concentración, tu estado de ánimo y tu ansiedad.

Comer equilibrado

Resultado de imagen de eat fruit gif

No hay que comer menos y tampoco comer más. Hay que comer de forma equilibrada para poder tener una dieta que incluya todos los alimentos. La referencia a la forma inclusiva de comer habla de que no hay que poner reglas en cuanto a la variedad de la comidaUna vez que nos concedemos permiso incondicional para comer nuestros alimentos favoritos, aliviamos el peso de la responsabilidad que estos alimentos tienen sobre nosotrxs.

Más aire limpio

Resultado de imagen de breath nature gif

El aire de la ciudad está contaminado, si no lo sabes, ya era hora. Cada día que vas al trabajo: metro, calles o autobuses están llenando de contaminación lo que respiras. No hay duda de que, cuando tengas tiempo libre, lo mejor que puedes hacer es irte a la montaña o a alguna playa. La naturaleza da beneficios a la salud. Un estudio publicado este año en Nature apoya esto e incluye que pasar dos horas a la semana en contacto con un entorno natural aumenta la sensación de bienestar. Es como tomarse unas mini vacaciones dentro de la semana.