Tener más de 5 horas de tiempo libre aumenta tu insatisfacción

La clave reside en entregarse a actividades de ocio que realmente te llenen

Tanto la conquista de los derechos laborales como el desarrollo tecnológico, que nos permite lavar nuestras bragas y calzoncillos en una máquina automática sin necesidad de desplazarnos hasta un río, nos ha dado a los seres humanos mucho más tiempo libre. Más tiempo para socializar, follar, ver Netflix, practicar deporte o simplemente no hacer nada, uno de los pasatiempos favoritos de millones de personas. Y, sí, está claro que disfrutar del tiempo libre nos ha dado muchas alegrías, pero eso no quiere decir que deberíamos desear tener todo el tiempo libre del universo. Según una investigación sería una fuente de insatisfacción.

Publicada este mismo mes en la revista especializada Journal of Personality and Social Psychology, afirma concretamente que disponer de más de cinco horas de tiempo libre diarias está relacionado con una menor satisfacción general. Pero solo cuando hacemos cosas que no nos llenan. Como detalla en Psychology Today la profesora de psicología de la Universidad de Harvard Holly Parker, es "el tiempo que se pasa solx o haciendo algo que simplemente se siente vacío o sin valor real el que se vincula con una menor satisfacción" cuando se realiza durante más de cinco horas. Es demasiado tiempo experimentando el sinsentido.

Y decimos 'demasiado' porque un poquito de sinsentido y de ocio vacío no hace daño. Es una liberación ante el estrés provocado por el frenesí de la vida moderna, los estudios o el trabajo. De hecho, este mismo estudio confirmó que "el tiempo libre insuficiente se relaciona con una menor satisfacción". Pero debe quedar limitado. Todo lo contrario que el tiempo libre de calidad, el cual podríamos hacer ad eternum. Así, "cuando se trata de pasar tiempo participando socialmente con otros o persiguiendo intereses constructivos, fructíferos, gratificantes o beneficios, más tiempo no está relacionado con la disminución del bienestar".

Esto nos lleva a dos conclusiones. La primera es que si tienes la sensación de disfrutar de muy poco tiempo libre, debes trabajar en conseguirlo. Y no estamos diciéndote que dimitas de tu trabajo, te mudes al campo y vivas de una huerta necesariamente. Pero sí encaminarte hacia un futuro con más tiempo para ti. La vida no puede ser estudiar, trabajar, estudiar, trabajar, con niveles insanos de estrés. La segunda es que si tienes una cantidad óptima de tiempo libre, incluso más de cinco horas, te plantees qué clase de actividades haces y desarrolles aficiones que verdaderamente te colmen el corazoncito de alegría.

Pero cuidado. Especialmente si eres una persona perfeccionista con tendencia a los "o blanco o negro". Porque no se trata de planificar un ocio hiperestimulante y productivo hasta en su última gota. Piensa en ello como con la dieta. Una basada en alimentos saludables es lo más recomendable, pero eso no significa que no puedas comerte una napolitana de chocolate de vez en cuando. Tus niveles de satisfacción no van a explotar de modo súbito por aplatanarte ante la tele viendo un programa de mierda. Todo en sus buenas dosis. ¿Y sabes cómo descubres cuáles son las ideales para ti? Experimentando y conociéndote. No hay más.