4 conversaciones que te ayudarán a reconocer la verdadera personalidad de alguien

A través de una charla es posible saber muchas cosas de una persona y no solo es gracias al contenido de sus palabras sino también a la manera que tienen de hablar

La comunicación y el lenguaje dicen muchas cosas de nosotrxs mismxs. Muestran nuestros intereses, nuestra educación, si somos más o menos tranquilxs o más o menos tímidxs, egocéntricxs, insegurxs… entre otras tantas características de nuestra personalidad. Esta es una de las principales fórmulas de conocer a las personas y, a primera vista, parece sencillo determinar cómo es la personalidad de alguien solo a través de sus palabras. Esto no tiene relación solamente con el contenido de las palabras sino también con la forma que se tiene al hablar. A veces solo hace falta detenerse a escuchar con atención para poder entender qué o cómo piensa alguien, ya que se pueden extraer, incluso, pensamientos que ni siquiera la otra persona sabe que tiene. Hay ciertos hábitos dentro de las conversaciones que pueden revelar gran parte de la personalidad de una persona, aquí explicamos algunos de ellos.

Despiste

Este es uno de los hábitos más reconocibles de las personas. Comienzas una conversación y se empiezan a ir por las ramas. No solo sucede porque el pensamiento va muy rápido sino porque tienen poco control sobre lo que están diciendo. Es como si la mente fuera más rápido que las palabras. Esto puede hacer que en algunas ocasiones se queden en silencio y no sepan de qué estaban hablando. Seguramente este comportamiento también sea así en su día a día y puede ser posible que tampoco puedan enfocar su atención si tú comienzas a hablar largo y tendido.

Monólogo

Otro de los hábitos más comunes que existen es aquel en el que la persona obvia tu existencia. Suelen ser personas acostumbradas (o deseosas) de ser el centro de atención y tienen una necesidad aplastante de que todxs lxs demás atiendan a lo que tiene que decir. Probablemente se trate, además, de una persona que cree que posee la verdad y que tiene la razón. Este tipo de persona se encuentran con mayor comodidad cuando saben que están por encima (tanto en entendimiento como en estatus social) de otras personas.

Competitividad

Esto se percibe a la legua. Se ve desde lejos cuando alguien plantea una conversación o una charla solo con la intención de salir ganando. Puede ser que no haya nada que debatir o que discutir pero estas personas se lo toman todo de forma personal y suelen estar en contra de lo que estás diciendo, sea lo que sea. Esto revela que, detrás de ese énfasis, hay inseguridad y algunos miedos que pueden haber experimentado cuando alguien los dejó en ridículo. Otra de las formas que tienen de comunicarse es recalcando siempre sus logros, aunque no vengan a cuento.

Criticar porque sí

Seguramente has estado dentro de una conversación grupal y has escuchado un comentario fuera de lugar sobre alguien que está dentro de su círculo más cercano. Son personas acostumbradas a criticar, sea lo que sea y ante cualquier persona. Parece que tienen una rivalidad innata y, probablemente, busquen su beneficio personal. Hay que tener en cuenta que muchas de estas formas de hablar no son a consciencia, sino que suceden de manera natural sin que las personas tenga realmente la intención de hacer daño. Esto tiene relación con sus experiencias o con su educación. Hay algunas personas a las que, si les comunicas que están actuando de esa manera, se paren a reflexionar y cambien su manera de conversar. Otras no lo harán porque no se dan cuenta.