3 métodos para evitar que tu autocrítica te arruine la vida

Tener charlas positivas contigo mismo, frente al espejo y mirándote a los ojos puede ser la clave para no vivir frustrado odiándote a ti mismo

Sí, poner en duda lo que hacemos, tener autocrítica y ser honesto con nosotros mismos puede ser útil. Nos mantiene más despiertos, nos evita caer en la tranquilidad y, además, nos reta siempre a ser nuestro mejor yo. Sin embargo, la autoduda constante nunca es buena. "A veces, la duda puede hacer que dejemos perder una oportunidad porque no confiamos en nuestras capacidades. La duda puede incluso hacer que nos demos por vencidos antes de intentar ver si podemos lograrlo. La honestidad es vital, pero también lo es aprender a calmar a nuestro crítico interno”, explica la psicóloga Amy Cooper a Psychology Today. Por eso, nos ofrece tres trucos sencillos para ser honestos con nosotros mismos sin caer en la negatividad y el autodesprecio.

1. Conversación positiva con tu yo interior

Es muy necesario evitar los pensamientos negativos de ese crítico que todos tenemos dentro y que te dice que no eres lo suficientemente bueno o que nunca podrás lograr nada. Para ello debes repetirte en voz alta argumentos positivos contrarios a este odio. Grítate “puedo hacer esto” o “el trabajo duro tendrá recompensa” hasta que tengas más interiorizado los mensajes buenos que las críticas.

2. Mírate en el espejo

Cuando tengas la conversación positiva contigo mismo, hazla mirando al espejo, hablándote directamente a los ojos. Es importante esta práctica porque te da una mayor sensación de proximidad, honestidad y amor a ti mismo. Como estás hablándole a una persona física (tu reflejo), es más duro ser crítico y nocivo, porque normalmente se nos hace más complicado insultar a alguien a la cara.

Resultado de imagen de i love me gif

Además, la psicóloga recomienda un ejercicio para acabar ganando más confianza en ti mismo: “encuentra una cosa nueva que amas de ti cada día. Por la mañana mírate y di en voz alta ‘me encanta esto de mí’. Mira cuántos días puedes pasar sin repetir una cualidad o atributo”. Al final, acabarás queriéndote un poco más y te verás con mejores ojos. La psicóloga asegura que cuanta más positividad te mandes, antes acabarás creyéndola. “Las palabras de amor a ti mismo deberían ser un mantra que te repitas de forma regular”. Nuestra actitud determina nuestro comportamiento. Por lo tanto, vivir con positividad acabará haciendo que tengamos un comportamiento más tierno y honesto con nosotros mismos.

3. Ser sincero con tus capacidades y eliminar lo tóxico

“Es normal dudar de nosotros mismos. Debes ser honesto al evaluar tus propias fortalezas y áreas de oportunidad”, explica Cooper. Sobre todo, tienes que ser consciente de qué se te da bien y qué no, porque por mucha positividad que tengas si no eres bueno en algo no podrás hacerlo de forma excelente sin mucha práctica y al final acabarás frustrado.

A parte de esto, para ser más positivo no solo debes tener en cuenta tu autosabotaje. También hay personas tóxicas que nos rodean y que nos impiden progresar en nuestros sueños. Toca saberlas identificar y echarlas de nuestra vida. Toca echar de tu vida todas aquellas personas que no te lleven hacia un día a día más positivo y que lo único que hacen es alimentar a tu yo más negativo. Y quizá así, podremos querernos un poquito más.