Uitwaaien, el método holandés para desestresarse con las tormentas de verano

Es lo que se conoce como 'uitwaaien', una especie de meditación holandesa que se basa en salir al aire libre a hacer deporte o ejercicio con un viento que te limpie por dentro

Después de días sudando y agonizando por una ola de calor infernal, Barcelona ha sido sacudida por lluvias fuertes, truenos y una tormenta nocturna que barrió todo el calor de las calles. De regalo, nos ha dejado un viento fortísimo que parecía que fuese a arrancar los tendederos. Lo más normal es, ante este clima, quedarse en casa, mirando por la ventana, esperando que se pase para poder volver a la playa y la piscina. Al menos, para los españoles. En los Países Bajos, cuando llega este tipo de clima, es el mejor momento para salir a la calle y meditar. Es lo que conocen como uitwaaien.

Como explica Xataka, es “salir al exterior cuando sopla mucho el tiempo, en la naturaleza o en un parque, como forma de refrescarse a uno mismo y despejar la mente. Sufrir los latigazos del viento fuerte, pero a la vez entrar en un estado de relajación y claridad”. Como explica al portal Nautilus la profesora de lingüística holandesa, Caitlin Meyer, “uitwaaien, que se traduce literalmente como echar viento, sirve para despejar tu mente y refrescarte con un viento potente. Una forma de expulsar malos humos e inhalar nuevos aires”.

Describe la sensación como cuando subes a una montaña y hay mucho viento, muy fuerte, y tienes que centrarte en respirar, absorber ese aire tan violento, sin pensar en nada más. Esa es, al fin y al cabo, la clave: la naturaleza sacude tu mente y cuerpo con una ventada, y como solo te centras en eso, alejas de tu pensamiento los problemas. Es una especie de meditación (de hecho, tiene una metodología similar: controlar la respiración para relajarte y eliminar del estrés). “Y, además, sus beneficios están probados científicamente”, concluye citando diversos estudios que relacionan realizar esta práctica de forma asidua con los mismos beneficios que tiene ir a la montaña y estar en contacto con la naturaleza: vivir más años y más relajadx.

Der Wanderer über dem Nebelmeer - Caspar David Friedrich

Por supuesto, esta “especie de meditación” tiene mucho que ver con el país donde nace. En los Países Bajos, con su constante clima muy ventoso, los locales no dejan de hacer su vida por un montón de viento. No se encierran en casa, o no cogen el coche o el metro para resguardarse. Al revés, se enfrentan al aire con naturalidad, de forma instintiva, porque la alternativa, sino, es no hacer nada nunca y no salir de casa. Pero eso no quiere decir que no podamos imitar este uitwaaien. Al revés, es fácil adaptarlo a nuestro clima. Y ahora es el mejor momento: si algo tienen las tormentas veraniegas es el viento fortísimo tras un temporal muy agresivo. Ideal para salir a correr, en bici o a hacer ejercicio y que expulse todo ese estrés que hemos acumulado durante la pandemia.

El uitwaaien es solo una de estas muchas prácticas filosóficas y vitales que no tienen una traducción literal al español. Como, por ejemplo, kalsarikänni, el arte finlandés de encontrar la felicidad en ropa interior, o el hygge, término danés que busca el bienestar y la comodidad como herramientas para vivir felizmente. Son, en resumen, términos que buscan la felicidad en las pequeñas cosas, motivándonos a apartar durante un rato todo lo artificial, consumista y tecnológico y centrarnos en lo personal y lo natural, para apartar a un lado todos los elementos del día a día que tanto nos estresan.

CN