Tíos te cuentan cómo es pasar el confinamiento con sus Satisfyer masculinos

Durante el año pasado las ventas de succionadores se dispararon incrementándose hasta un 1.300% mientras que el porcentaje de los masculinos ni se acerca

El rey de los juguetes sexuales femeninos ha hecho las delicias de tus amigas, tus compañeras de trabajo y hasta de tu madre. Por suerte, la masturbacion femenina ya no es ningún tabú y los succionadores están en boca de todas, o mejor dicho, en nuestras vaginas. En los tiempos que corren, no hay nada mejor para liberar tensiones que sofá, Netflix y Satisfyer, ahora también, para ellos. Cada vez más hombres dan una oportunidad al mundo de los juguetes y comienzan a valorar nuevas opciones a la hora de masturbarse. 

Aunque no es la primera vez que escuchamos aquello de "no es para tanto es el Satisfyer” o “no me creo que una máquina supere el sexo oral”, solventar esas dudas, o soltar la excusa del “me lo han regalado y hay que probarlo”, han sido las razones por las que algunos tíos hayan acabado sucumbiendo al Satisfyer Men. Sin embargo, a diferencia del masturbador femenino que cuenta con la más sofisticada tecnología que lo convierte en un invento propio de los mismísimos dioses, su homólogo masculino no puede considerarse al mismo nivel de características, por mucho que presuman en su packaging de que el mismísimo Rocco Siffredi ha participado en su creación. 

Como puntos fuertes destacan su diseño innovador, (si nunca lo has visto, jamás dirías que un juguete sexual), su sistema de vacío de aire para ejercer más o menos presión y la promesa de proporcionar una sensación híbrida entre el sexo oral y vaginal. Aún así, aunque la mona se viste de seda mona se queda y el Satisfyer Men no deja de ser un chocho de goma tuneado. 

Prueba de ello es que durante el año pasado las ventas de succionadores se dispararon incrementándose hasta un 1.300% mientras que el porcentaje de los masculinos no se acerca ni por asomo al volumen de ventas del Satysfier Pro 2. Para intentar averiguar qué le falta a la versión masculina del juguete sexual más popular del confinamiento hemos encontrado a tres chicos que tienen en su poder dicho aparato durante estos días aciagos y lo utilizan, mucho.

Javi, Cantabria, 29 años

Mi novia se lo compró y para que yo no pasara envidia decidió regalarme la versión para hombres. Al principio flipé. “¿Para qué quiero yo esto?”, le dije. Cuando lo saqué de la caja aluciné con lo grande que era. ¡Es como un cohete! Práctico, lo que se dice práctico no me pareció pero estaba dispuesto a probarlo. Lo tengo hace cuatro meses y me habré masturbado con él unas diez veces. La primera no me gustó demasiado, de hecho me costó pillarle el punto. Pensaba que vibraba y me lleve un poco de chasco al ver que no lo hacía. Luego me enteré de que hay otra versión que sí lo hace, el Satisfyer Men Heat Vibration. Otro punto en contra es que limpiarlo es un poco engorroso porque hay que desmontarlo.

En resumen, para mí es mejor que una paja pero peor que una felación. De todas formas, tras un par de pruebas y de utilizarlo también en la ducha, le he cogido el gusto. Por lo que he podido comprobar en mis carnes y lo que he oído del otro, creo al 100% que el de mujeres es mil veces mejor.

Chema, Barcelona, 34 años

Tuvimos amigo invisible en el trabajo. Abro mi regalo ¡y pam! Esto. De primeras lo tomé como una broma y tampoco tenía mucho interés en utilizarlo pero después de un par de semanas, lo vi encima de la mesa y pensé “tampoco tengo nada mejor que hacer”. La silicona del interior es muy agradable y aunque al principio la sensación es rara, con el lubricante es una gozada.

Para ser sincero, nunca he estado muy a favor de los juguetes sexuales, de hecho el femenino lo consideraba competencia (se ríe) pero ahora que yo tengo este entiendo porque todas están como locas con el Satisfyer. Ahora hago lo mismo que las mujeres y soy yo el que anda recomendándolo a mis amigos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡No pudo llegar en mejor momento! . . #satisfyermen #cuarentena #yomequedoencasa #quarantine #istayathome #iorestoacasa

Uma publicação compartilhada por Tony Towers (@tonyliner) em

Alberto, Tarragona, 25 años

“Mi vida sexual depende del éxito que tenga en Tinder, así que este invento ha sido todo un descubrimiento para variar un poco y no solo depender de mi mano cuando me entran las ganas. No hacía más que oír hablar del Satysfier por todos lados y en el Black Friday vi en Amazon que tenían el Satysfier Men de oferta por 24€ así que, por ese precio, merecía la pena probarlo. 

En pocas palabras, de las mejores pajas de mi vida. Como truco recomiendo meterlo en agua caliente para simular mejor una boca o una vagina ya que así de primeras está muy frío y te corta el rollo. Otra cosa guay es que venden cabezales para que experimentes sensaciones diferentes y puedas tener varios juguetes en uno solo. ¿Qué más le puedo pedir?