Por qué no sueñas con tu móvil pero sí con la persona que te gusta

Tus sueños están muy determinados por tus ancestros, que todavía no habían inventado el smartphone

Todos soñamos. La mayoría de veces, cosas absurdas y sin sentido. A veces, son tan inverosímiles como escenarios con elementos mágicos, muertes fantásticas o universos en los que tu crush no pasa de ti. Pero, ponte a pensar, ¿alguna vez has soñado con tu smartphone? ¿O con tu portátil? Poquísimas veces, por no decir ninguna.  

La periodista Katie Heaney habló con Alice Robb, autora de un libro sobre el significado oculto de los sueños, para preguntarle el por qué. Lo explica a través de una teoría que llama "hipótesis de simulación de amenazas". Es decir, sugiere que “la razón por la que soñamos es porque nuestro subconsciente nos permite combatir nuestras ansiedades y miedos en un entorno controlado donde no sufriremos daño físico, así podremos manejar mejor el estrés”. En definitiva, los sueños son un sistema de defensa para sobrevivir.

 

Una publicación compartida de Pictoline (@pictoline) el

Pero, ¿qué tiene que ver esto con los smartphone? Según la especialista, este sistema de sueños es algo biológico y evolutivo. Como es algo natural y heredado, soñamos con cosas que inquietaban a nuestros ancestros. “No soñamos sobre escribir o leer, que son invenciones humanas más tardías, sino sobre supervivencia, como luchar o huir de animales, aunque eso no tenga nada que ver con tu vida real”. Por lo tanto, el smartphone queda fuera de tus sueños, porque no es un tema relevante para nuestros ancestros, cuyas anacrónicas preocupaciones son las que se reflejan de forma evolutiva en nuestros sueños.

Robb añade unos datos que respaldan esta teoría. “Solo un 3% de las personas sueñan con smartphones, un 3% con películas, un 1,5% con aviones y un 1% con ordenadores”, señala. Es más probable que acabes huyendo de un animal o cazando que con esos objetos tecnológicos que tanto utilizas diariamente.

Y si aparece la persona que te gusta en tu sueño también hay una explicación. Evolutivamente, tenemos la necesidad de reproducirnos, y nuestro yo subconsciente quiere practicar para interactuar con la persona y conseguir gustarle. Es, de nuevo, un entorno simulado donde intentar conseguir tu objetivo sin fracasar o sufrir. En definitiva, los sueños intentan trabajarte tus miedos e inseguridades que dificultan tu supervivencia como persona o, incluso, como especie. Y quizá, así, despertarte más fuerte y experimentado.