El selficidio ha costado la vida a 259 personas en apenas seis años

Un informe estadounidense revela que el 72% de los fallecidos por selfie eran hombres

Seamos honestos: el postureo forma parte de nuestro ADN milenial. No obstante, hay quienes consiguen practicarlo de manera sana y quienes pierden la cabeza por sacarse el selfie perfecto hasta el punto de poner en riesgo su propia vida. De puntillas sobre el último centímetro de las cataratas Victoria. Sacando medio cuerpo para fotografiarse con una leona en Uganda. O tumbado sobre las vías esperando la llegada del próximo tren. La temeridad parece no tener tope. Hasta tal punto que, entre 2011 y 2017, 259 personas han perdido la vida mientras intentaban sacarse un autorretrato para ganar likes en las redes.

Así lo confirma un estudio llevado a cabo por investigadores de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos del que se hace eco la BBC. Según sus autores, los accidentes relacionados con selfies más frecuente son las caídas mortales, como la que supuso la muerte de un joven español en 2013 al intentar fotografiarse en el Preikestolen, un mirador al sur de Noruega, aunque también son habituales los ahogamientos, los accidentes de tráfico, los ataques de animales, los electrocutamientos, las quemaduras y las heridas por armas de fuego. El selficidio adopta múltiples formas.

El informe revela además otros tres datos importantes. En primer lugar, que la mayoría de fallecimientos por selfie tienen lugar en India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán. En segundo lugar, y aún más relevante, que hasta el 72% de quienes perdieron la vida buscando el selfie ideal fueron hombres. Y en tercer lugar, y todavía más significativo, que mientras en 2011 se registraron solo tres selficidios, en 2017 fueron 93. Un crecimiento que ha llevado a los autores del estudio a recomendar la creación de “zonas prohibidas para selfies” en lugares especialmente peligrosos.