Lo que revelan tus fantasías sexuales de tu personalidad

Un estudio revela que los cinco grandes rasgos de la personalidad están asociados a determinadas motivaciones sexuales

Dime cómo te molaría follar y te diré quién eres. O al menos esa es la conclusión a la que ha llegado Justin J. Lehmiller, investigador en sexualidad de la Universidad de Harvard, tras analizar las fantasías sexuales de más de 4.000 estadounidenses para su libro Tell What Want. Durante su investigación, y según relata para Psychology Today, Lehmiller descubrió que cada uno de los cinco grandes rasgos de personalidad establecidos por el científico Goldberg (apertura a la experiencia, responsabilidad, extraversión, amabilidad y estabilidad emocional) están relacionados con determinadas fantasías sexuales y viceversa.

1. Apertura a la experiencia

Las personas que disponen de mayor apertura a la experiencia son también más curiosas y tienen una imaginación bastante más activa. Esto implica que no solo tienen fantasías sexuales más variadas, incluidas aquellas menos convencionales o aceptadas socialmente, si no que además están mucho más dispuestas a llevarlas a cabo.

2. Responsabilidad

Quienes son más responsables son también más organizados, piensan mucho antes de tomar decisiones y, muy importante, son también más convencionales. Por eso, y según Lehmiller, estas personas suelen tener fantasías sexuales más detalladas pero menos subversivas (nada de BDSM ni fantasías tabú) debido a la gran tendencia que tienen a ajustarse a las normas.

3. Extraversión

No resulta sorprendente que las personas extravertidas tengan, como apunta el investigador, fantasías sexuales mucho más extrovertidas como los tríos, las orgías o la poligamia. Por el contrario, las personas introvertidas suelen tener fantasías tabú. Esto se debe, en palabras de Lehmiller, a que “las dificultades de interacción social llevan a las personas a gravitar hacia formas inusuales de expresión sexual”.

4. Amabilidad

La amabilidad implica una mayor preocupación por el bienestar de los demás. En base a esto, el autor del estudio descubrió que las personas más amables tienen menos probabilidades de tener fantasías con las infidelidades porque dañan a otra persona. Así mismo, tampoco suelen fantasear con prácticas BDSM ya que necesitan tener claro al 100% que la otra persona esté feliz y disfrutando con la actividad.

5. Inestabilidad emocional

Este rasgo de la personalidad, según Lehmiller, implica menor capacidad para gestionar las emociones. Por eso quienes son muy inestables emocionalmente prefieren fantasías clásicas relacionadas con la pasión o el romance, ya que les hace sentir seguros frente al estrés o la incertidumbre de las nuevas experiencias sexuales como las orgías o las prácticas tabú.