PSOE y Podemos pactan subir el salario mínimo, bajar tasas universitarias y regular el alquiler

Estas medidas ayudarán a dignificar la precaria situación económica de muchísimos jóvenes españoles

Por fin una noticia esperanzadora en el panorama político español: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, los líderes de PSOE y Podemos, han sellado el acuerdo para los presupuestos del año que viene. Algunas de las novedades que más mejorarán la calidad de vida de los jóvenes son la subida del salario mínimo a 900€ (ahora está en 735,90€), un plan estatal para promover vivienda de alquiler protegida y reducción de tasas universitarias. Además, los ayuntamientos podrán regular los precios de los alquileres, algo que irá muy bien en ciudades ultragentrificadas como Barcelona, Madrid o regiones turísticas como las Baleares o la Costa Brava de Cataluña.

El aumento del salario mínimo permitirá que los colectivos más jóvenes cobren sueldos más dignos. Actualmente, la media de ingresos en jóvenes de 20 a 25 años está sobre los 950 €. Una cantidad muy baja teniendo en cuenta que es la media de todos los empleos (es decir, habrá gente que cobrará mucho más y mucho menos) y que el precio medio del alquiler en Barcelona y Madrid es de 1.300 € por un piso de 100 m2.

Aunque la mejora de las condiciones salariales repercutirá positivamente en los jóvenes, todavía falta perseguir los principales causantes de la precariedad del colectivo: los trabajos temporales (que son la mayoría de contratos que firman los menores de 30 años y que son mucho más inestables) y el paro juvenil (España es el segundo país con mayor tasa de paro juvenil en Europa, con un 36,6%).

El acuerdo entre Podemos y el Gobierno también incluye regular la publicidad de los juegos de azar y las apuestas en línea para combatir la ludopatía, aplicando medidas de prohibición similares a las de la publicidad del tabaco, permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles por ley y aprobar la ley de violencias sexuales de Podemos, una ley que eliminaría el abuso sexual (la sentencia que recibió la Manada) para que siempre sea considerada una agresión sexual.

Aunque nos encantaría que se aprobase la subida del salario mínimo (porque ya va siendo hora de que cobremos un sueldo justo por nuestro trabajo) y el resto de medidas sociales, los presupuestos necesitan del apoyo de otros partidos, porque PSOE y Podemos no tienen la mayoría. Los partidos nacionalistas catalanes y vascos, que hicieron posible la investidura de Pedro Sánchez, ahora son los que tienen la última palabra para decidir si los presupuestos tirarán (o no) adelante.