Sí, practicamos menos sexo que nuestros padres pero de mejor calidad

La forma de tener relaciones sexuales en la actualidad está cambiando: más consentimiento, más respeto y más placer

Somos la generación más liberada en lo que a sexualidad se refiere y, sin embargo, el pasado año la idea de una recesión sexual tanto entre los millennials y la Generación Z se convirtió en realidad. The Washington Post publicó un estudio en el que se demostraba que los jóvenes practican menos sexo que la generación de sus padres. Los estudios y encuestas que se han hecho respecto a esta realidad indican que las últimas tres décadas han estado marcadas por el envejecimiento de la población y un mayor número de personas sin pareja. Sin embargo, hay un motivo principal que genera este letargo: nuestra vida moderna y mayoritariamente online.

Ahora bien, según explica The Guardian, no es tanto la cantidad de sexo lo que está cambiando sino la calidad: el sexo moderno está empezando a entenderse y a disfrutarse de manera distinta. La Dra. Melissa Kang, experta en salud sexual adolescente, lo corrobora: "Se están perdiendo los tabúes que han existido siempre dentro del sexo. Hay más inclinación a practicar sexo oral antes de ir directamente a la penetración y también ha aumentado el sexo anal dentro de relaciones heterosexuales, tanto por parte de mujeres como de hombres". Además, explican que la Generación Z es más propensa a expresar su identidad sexual: "Hablan de homosexualidad, bisexualidad u otras identidades. La consciencia y la positividad hacia la diversidad en la sexualidad ha aumentado".

Desde The Guardian hablan de varios ejemplos de perfiles juveniles. Dos jóvenes de 24 años, por un lado Nick y por otro Sophie. Ambos se muestran despreocupados ante la 'presión' de tener relaciones sexuales: "Si sucede, sucede", dice él. "Para muchxs el sexo es primordial en sus vidas, para mí no lo sé". Dentro de esto hay un abanico de motivos que respaldan estas sensaciones. Puede ser por razones sociales, culturales, religiosas o incluso médicas. Muchos de estos jóvenes han comenzado a interesarse por tener conexiones más cercanas e íntimas, así como también son conscientes de lo imprescindible que es el consentimiento, el respeto y el placer de todas las partes involucradas en la relación sexual.

Todos los cambios que se presentan en la actualidad están relacionados con que el sexo ya no es entendido como el acto sagrado que solía ser, "los jóvenes mantienen relaciones abiertas, incluyen juguetes sexuales o se abren al poliamor", explica la experta. Series como Sex Education son parte de los elementos culturales que nos ayudan a romper todos los tabúes que estaban, desde siempre, insertados en nuestra forma de ver y vivir el sexo. Esto no pasa solamente con la práctica en sí, sino con todo lo que la rodea: "Las enfermedades de transmisión sexual, por ejemplo, tampoco son tabú".

Resultado de imagen de sex education otis ola gif"

Los jóvenes también están recurriendo a nuevas fuentes para aprender sobre el sexo. Algunos de los perfiles que aparecen en el artículo The Guardian explican que mucho de lo que saben lo han leído o lo han visto en series o YouTube. Este contenido que aparece en Internet ayuda a mostrar que hay mucha diversidad y que nunca estás realmente solx, sientas lo que sientas o desees lo que desees. En definitiva los jóvenes follan menos, pero follan mejor. Sus relaciones les están ayudando a descubrirse y a expresarse como individuos. Lo que antes era un acto físico ahora conlleva mucho más y, de igual manera, se espera mucho más de ello. Sí, el sexo ha cambiado. Pero ha cambiado a mejor.