Pablo Ráez murió hace dos años pero su legado sigue creciendo

El joven malagueño se convirtió en un referente de lucha contra la leucemia y su mensaje ‘siempre fuerte’ aún sigue calando en la actualidad

La sonrisa de Pablo Ráez se apagó el 25 de febrero del 2017. Cada vez que vuelve este día, Andrea Rodríguez —pareja de Pablo Ráez y una de las personas que más apoyo le dio durante su batalla contra la leucemia—, conmemora la muerte de Pablo acercándose a la orilla de una playa y lanzando una rosa roja al mar. Un regalo que él siempre le hacía a ella. Hoy, a dos años de su fallecimiento, el mensaje de “siempre fuerte”, continuamente compartido por él, vuelve a recordarse por todxs. Con su brutal optimismo y ganas de luchar el malagueño se convirtió en un referente que compartía sus vivencias diarias a través de redes sociales como Instagram, donde todavía reúne a más de 379.000 seguidores

Gracias a compartir constantemente su historia, consiguió aumentar un 1300% las donaciones de médula en Málaga. Justamente por ello el 28 de febrero del 2017, tres días después de su muerte y con motivo del Día de Andalucía, se le otorgó la Medalla de la Ciudad de Marbella (su ciudad natal) por ser un ejemplo de superación. Y es que, por más que pasara por etapas complicadísimas, Pablo jamás perdió la sonrisa. Su historia se hizo conocida gracias a un vídeo en el que, entre otras metas, ponía como objetivo conseguir un millón de donantes de médula ósea: “No sabéis lo importante que es la donación, teniendo en cuenta que somos 46 millones de personas en España y solo hay 250.000 donantes”. Para recordarlo siempre acompañaba sus posts con el hashtag #retounmillon.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Siempre juntos ❤️✨#tattoo

Una publicación compartida de Andrea Rodriguez (@andrearodriguezom) el

Una de las despedidas más duras y emotivas el 25 de febrero del 2017 fue la de su novia Andrea. Ocho meses después de su partida, la joven mostró en su perfil personal de Instagram un tatuaje en su costado dedicado a Pablo: “siempre juntos”. Algo que siempre sentirá y que, de forma muy sincera, confirmó en el libro que escribió contando la historia de amor y de lucha de ambos, una manera de rendirle homenaje. Cuando volvamos a encontrarnos es el título de su obra, 217 páginas que van desde el día en que se conocieron hasta la fecha en la que Pablo se marchó, un día que jamás podrá sacar de su recuerdo.

Instagram

“La muerte forma parte de la vida, por lo que no hay que temerla, sino amarla”, sentenciaba Pablo en su Instagram. Algo que seguirá siendo así aunque él ya no esté. Andrea ha querido compartir unas palabras para él a través de sus stories: “Te echamos de menos. Por siempre juntos en mi corazón. Mi guerrero de luz por siempre juntos. Siempre fuerte. Tus palabras quedaron eternas y son las que me mueven cada día a vivir la vida con sentido. Gracias por tu enorme corazón que sigue latiendo en cada uno de nosotros”.