El maquillador que se arrancó el rostro para denunciar la crueldad de internet

La drag queen británica Alexis Stone orquestó un proyecto en el que cambió su rostro durante medio año y demostró lo fácil que es odiar por internet

Alexis Stone, una drag queen de Reino Unido que se hizo famosa hace más de un año por sus increíbles transformaciones, ya que podía cambiar su cara para convertirse en la de prácticamente cualquier famoso, anunció hace medio año que se iba a operar la cara. A través de su Instagram subió fotos del proceso: el diseño del nuevo rostro, su visita al quirófano, se pasó unos meses sin decir nada, fingiendo estar recuperándose, y finalmente mostró su nuevo rostro. Una cara muy operada con nuevos párpados, labios, pómulos y mejillas. Un cambio radical que fue muy, muy polémico.

Las redes se llenaron de odio, le dijeron que era un monstruo, que era asqueroso, que se había destrozado la cara. Él publicó los mensajes que recibía a diario, de personas llamándole feo y que daba pena. Así, constantemente, 24 h, centenares de insultos y vejaciones. Su perfil de Instagram, que estaba llegando casi al millón de seguidores, cayó en picado hasta los 700.000. Él aseguró que lo hacía todo para sentirse mejor consigo mismo y superar la depresión. Aun así, no impidió los mensajes de odio y perder el apoyo de sus supuestos fans.

Pero Alexis Stone volvió a sacudir internet cuando el primer día de 2019 hizo un vídeo arrancándose la cara, literalmente. Su ‘nuevo rostro’ no era más que maquillaje y látex. Había engañado a Internet y todo el mundo quedó loquísimo. El nuevo rostro lo había hecho conjuntamente a David Martí, un creador de efectos especiales y maquillaje español que se encargó de los efectos especiales de El laberinto del fauno y La piel que habito, entre otras, como proyecto artístico. Así, se pasó esos cinco meses, debido a que ya tenía cierta fama, usando la máscara. “Usaba la máscara cuando salía de casa, iba a correos, a pagar facturas, de viaje, a comprar…”, explica en su Instagram.

Aunque su experimento ha sido espectacular a nivel artístico —tenia a todo internet engañado—, también logró demostrar la falta comprensión de internet, el odio que reciben diariamente los famosos y lo fácil que era meterse con alguien. Aunque él avisaba de los problemas mentales, la gente que se seguía cebando por su nuevo rostro. Ahora, tras irse insultándole, muchos de sus seguidores vuelven con la cola entre las piernas. La mayoría riéndose por habérselo creído, otros fingiendo que no ha pasado nada, pero todos advertidos por Alexis Stone: “sois unos hipócritas y deberíais ser más humanos en internet”.

A través de sus redes ha anunciado futuras colaboraciones para explicar su historia —por ejemplo, dejó caer que Netflix sería una de ellas— pero, mientras tanto, se puede ver en su canal de YouTube un documental de media hora en el que explica el proceso y cómo vivió durante esos meses usando la máscara y recibiendo el odio online. Ahora, nos quedamos a la espera de saber más sobre los documentales de esta brutal perfomance artística.