Una madre consigue reunirse con su hija muerta gracias a la realidad virtual

Parece que se tratara de un episodio de Black Mirror pero es un documental, I met you, y ya ha sucedido

Las gafas de realidad virtual nos abren la puerta a sumergirnos completamente en una simulación que puede parecer idéntica a la realidad. Para ello es necesario un diseño y un equipamiento muy sofisticado, pero esta herramienta puede llegar a tener usos perturbadores. Un ejemplo de ello es el documental I met you, emitido en una cadena de televisión coreana el pasado seis de febrero. En él una madre pudo reencontrarse con su hija de siete años muerta por un trastorno de inmunodeficiencia. Es la primera persona que usa realidad virtual para 'reunirse' con una persona fallecida. Y nos preguntamos ¿hasta qué punto es esto sano?

El proyecto, como explican en la web Kotaku, estaba protagonizado por la niña, Nayeon, y su madre. El reencuentro se producía en un parque también recreado por el equipo de producción. La niña fue replicada en tres dimensiones, esta fórmula es que la la hacía capaz de interactuar y moverse. Además, contaba con un sistema de voz por lo cual podía 'hablar' con su madre: "¿Dónde has estado, mamá?", "¿Has pensado en mí?", repetía la niña. Esta situación genera entre sorpresa y perturbación porque esto no era lo único, la madre llevaba puestos unos guantes sensitivos que le permitían 'sentir' el roce al tocar el modelo en realidad virtual.

Esta recreación podría fácilmente ser un capítulo de la serie Black Mirror. Es más, la segunda temporada de la serie tiene un capítulo, el que se titula Be right back, en el que la protagonista pierde a su pareja y, mientras se encuentra estancada en el duelo, se entera de que la tecnología le permite comunicarse con una versión de su novio recreada con inteligencia artificial y que incluso es posible recrear su cuerpo a modo de muñeco pero hiperrealista. La historia de este capítulo nace de dos supuestos: el primero, las dudas que tienen al decidir si vas a eliminar el número de teléfono de una persona muerta de tus contactos del móvil; y en segundo lugar, la idea de que las publicaciones de Twitter pueden hacerse mediante un software que imita el estilo y la personalidad de las personas que han fallecido.

La madre del documental coreano explicó para Aju Business Daily que la experiencia, a pesar de ser por poco tiempo, la hizo muy feliz y ha detallado: "Creo que he cumplido el sueño que siempre había querido. Han pasado tres años y ahora creo que debería amarla más de lo que la echo de menos. Tengo la confianza de que la volveré a ver más adelante". Aunque quizás el hecho de ver a su hija podría ayudarla en el proceso de duelo, tener esta 'herramienta' que finge reproducir que algo sigue vivo puede aumentar el trauma y hacer que la persona (la madre en este caso) no supere la pérdida.

Por mucha tecnología que exista, si hay algo que nos hace humanos es la muerte. La realidad de que la vida en algún momento se acaba es con la que tenemos que aprender a vivir. Consuelos de este tipo podrían, además, aumentar el dolor de que no volverás a ver a esa persona. El proceso de duelo es necesario porque conlleva un transcurso de aceptación y de cierre de las heridas. Atarse a estas opciones no es sano.