El jubilado húngaro que se convirtió en un meme viral por su "sonrisa idiota"

El ingeniero András Arató, de 74 años, pasó de tener una afable vida en un pueblo de Hungría a convertirse en el meme Hide The Pain Harold

Todo parecía una mañana normal allá por el año 2012. En su casita a las afueras de Budapest, el bueno de András Arató, un adorable viejito que llevaba 40 años trabajando como ingeniero eléctrico, se preparaba un café y se entretenía leyendo la prensa. Unos meses antes, un fotógrafo de publicidad le había convencido para hacerse una sesión de fotos. Tenía el aspecto (y la sonrisa) perfecto para los aburridos bancos de imágenes. Total, las instantáneas no pasarían de alguna aburrida página web de una empresa todavía más aburrida. Pero lo que descubrió András tras rastrear su imagen esa mañana cambió su vida: se había convertido en un meme.

Resultado de imagen de hide the pain harold gif

Desde aquel momento, él ya no sería reconocido como el afable vecino de 74 años que es. No. “Hide the Pain Harold”, (esconde el dolor, Harold) es el nombre con el que millones de internautas de todo el mundo han bautizado al protagonista de sus memes. Su sonrisa triste tiene la culpa. “Mi vida ha cambiado por completo, la gente quiere que hable sobre mi historia para demostrar el poder que tienen los memes”, cuenta asombrado a pesar de que ya ha realizado apariciones en televisiones de 20 países e, incluso, ha protagonizado un TED Talk y recibido ofertas de los seguidores del Manchester City para ser la imagen de un vídeo promocional del club.

Pero tanta atención sobre su vida también tuvo un lado negativo. Su mujer se volvió loca con tanta llamada de teléfono de periodistas y publicistas. “Mi mujer lo odiaba. Creía que interfería en nuestra vida privada y no le gustaba nada la manera en la que se me mostraba”, declaró András al diario británico The Guardian. Lo único que cambió su percepción negativa de la fama de su marido fue el dinero que comenzó a recibir por los anuncios. No es que los Arató se hicieran ricos pero sí les ha permitido una jubilación más acomodada. 

Resultado de imagen de hide the pain harold gif

Aunque se lo ha tomado con mucho humor y todo le ha salido relativamente bien, András reconoce que fue esa pequeña vanidad que todos tenemos dentro la que le hizo lanzarse al mundo de los modelos de bancos de imágenes. Sin embargo, siente que ha sabido darle la vuelta a su situación para volverla algo 100% positiva. “Soy el rostro de una campaña por la salud mental en Hungría. Estoy orgulloso de que al menos los 10 años de ir apareciendo con una sonrisa idiota haya servido para algo importante”, reconoce el jubilado que, insiste, “en las fotos era realmente como soy. Pero sí, ahora es mi personaje, soy Hide The Pain Harold, y la realidad es que soy un tipo bastante feliz”.