Inventan las baterías que te cargan el móvil con el sudor

Son tan planas como una venda de papel y, sobre todo, son muy ecológicas y no dañan el planeta

Los teléfonos móviles son año tras año más potentes: procesan más operaciones, soportan videojuegos más complejos y realizan fotografías de mayor calidad. Una de las razones de la creciente adicción a los mismos. Pero las baterías parecen no evolucionar al mismo ritmo vertiginoso que el resto de componentes. Piénsalo: ¿cuántas veces cambiaste de smartphone porque al que tenías apenas le duraba dos horas la batería? No en vano, la batería es el componente que más reparaciones profesionales demanda. Pero esto podría terminar muy pronto: científicos de Singapur han desarrollado una batería que funciona con sudor.

Como lo oyes. Según cuentan desde la web de la Universidad Tecnológica de Nanyang, a la cual pertenece el equipo investigador, este prototipo de batería "consta de electrodos de escamas de plata impresos que generan electricidad en presencia de sudor". Y no, no tendríamos que cargar con un ladrillo de batería en nuestra piel porque la propuesta de estos científicos cuenta con otra particularidad: es "tan plana como una venda de papel". Así, podríamos llevarla adherida a nuestro cuerpo mediante un tejido flexible que se puede estirar y sujetar a dispositivos portátiles como relojes, muñequeras o brazaletes. Sencillo, ¿no?

Pero no es una cuestión únicamente de comodidad. También de sostenibilidad. Después de todo, explican en la universidad, "la batería podría ayudar a reducir los desechos electrónicos dañinos, ya que no contiene los metales pesados ni los productos químicos tóxicos" que acostumbran a llevar las baterías tradicionales que emplean los smartphones actuales. Si podemos continuar disfrutando de la tecnología, mejorar la batería de nuestros dispositivos y, encima, disminuir un poquito la violencia que ejercemos sobre el planeta, ¿por qué no hacerlo? Solo necesitamos que nuestra transpiración y sudor sean suficientes.

¿Lo son? "El equipo informó que una persona que llevaba la batería alrededor de la muñeca y montaba una bicicleta estática durante 30 minutos podía generar un voltaje de 4,2 voltios y una potencia de salida de 3,9 megavatios. Suficiente para alimentar un sensor de temperatura comercial". No obstante, los científicos aún no han explorado en profundidad cuánta energía puede generar una persona mediante la transpiración en condiciones no deportivas. A fin de cuentas, no andamos todo el día en bicicleta. En cualquier caso, está claro que es una oportunidad de oro para tener un consumo eléctrico más eficiente y ecológico.