Hice una sex tape con un doble para vengarme de los que filtraron mis nudes

"La gente me decía que 'me lo merecía', que 'era mi culpa' por 'ser un putón', lo que no sabían es que quería darles una lección"

Alexis Stone se ha fotografiado desnudo decenas de veces, durante muchísimos años. Algunas de estas fotos son, incluso, desde que era menor. “Es algo que todxs hemos hecho, ¿no? Fotos eróticas para enviar a nuestro crush”, preguntó a su audiencia. Sin embargo, las imágenes del influencer británico, de 26 años, se filtraron. Y, como era “famoso”, sus nudes se empezaron a compartir en foros como Reddit y redes sociales, hasta que los denunciaba por uso indebido de su imagen y por pornografía infantil (no en vano, era menor cuando se tomó muchas de las fotos), y entonces los moderadores lo descolgaban. Sin embargo, sus haters las guardaban y reflotaban cada cierto tiempo.

“Sentía que no tenía control sobre mi imagen”, asegura a la revista Paper. Por eso mismo, decidió crear un onlyfans donde subir nudes suyos, “aunque artísticos, para explorar mi cuerpo y hasta qué límites me sentía cómodo compartiendo”. Era una especie de contraataque, “si no puedes contra ellos, únete a ellos”. Así, sentía que tenía más control sobre aquellas imágenes suyas desnudo que se compartían sin su permiso. O que, al menos, podría sacar tajada económica de ello.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alexis Stone (@thealexisstone) el

Parecía que había retomado el control sobre su cuerpo, pero volvió a hacerse viral un vídeo suyo. En este caso, una sextape: salía teniendo relaciones, mostrándolo todo a cámara. En menos de 24 horas ya tenía 10.000 retweets, y eso solo en Twitter. “Lo peor eran los comentarios de los que lo compartían, que mostraban mucho resentimiento, como si fuera un revenge porn de sus propios ex. Me decían que ‘me lo merecía por putón’, que ‘era mi culpa’, de todo”, recuerda.

@thealexisstone

Pero lo que sus haters no sabían es que no era una sextape real. Alexis Stone, drag queen y maquillador profesional, experto en todo tipo de maquillajes hiperrealistas, había creado una máscara con su cara y se la dio a un doble de cuerpo para que se grabase fingiendo que él. “Un juego de cámaras, mala luz, enfoques malos… Pensaron que era yo. Pero en realidad estaba todo pensado para darles una lección”, añade.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Alexis Stone (@thealexisstone) el

Con este proyecto, Alexis intentó que los que compartían su contenido se topasen con una realidad: están llenos de odio arbitrario. “Creo que el mundo ya no busca héroes para sentirse bien, sino gente fácil de odiar a quien tener como target y destruir para sentirse mejor consigo misma”, contaba en la entrevista. No es la primera vez que hace un proyecto así para reflexionar sobre el odio en las redes sociales. El año pasado, Alexis fingió que se había hecho una operación estética durante medio año para que la gente se diera cuenta de lo fácil que era juzgar el aspecto de otros.

Esta vez, no obstante, después de revelar la verdad en su Instagram y YouTube, ha usado su plataforma digital para reflexionar sobre el revenge porn y por qué no deberíamos hacer slutshaming. “No solo Kim Kardashian o Paris Hilton tienen un vídeo sexual. La mayoría nos hemos grabado y fotografiado”, y, aun así, todxs tenemos derecho a que se queden en la privacidad de nuestros móviles.