El futuro ha llegado: un aire acondicionado en la camiseta y otro que enfría tu sangre

Las marcas japoneses se lanzan a una carrera por ser las primeras en comercializar aparatos refrescantes portátiles

No es que haga calor, es que con el cambio climático nuestro país se ha convertido en un horno en el que nos cocemos lentamente. Da igual que vivas en el sur que en el centro o el este, quitando el norte, donde se libran un poco de tanto bochorno, el resto vivimos con el sudor impregnando nuestros cuerpos postconfinados. Salir a la calle a ciertas horas del día nos parece una hazaña y solo nos sentimos alivados cerquita del agua o con un bebida bien fría sobre la mesa. Pues el sufrimiento de los habitantes del Sur de Europa podría haber llegado a su fin con el invento más ingenioso desde el botijo o el chupa-chups: un aire acondicionado portátil que te enfría cuando abandonas el frescor del hogar.

Los responsables del aparatito son los japoneses de Sony (ojito al calor que hace en Kyoto en pleno verano, ni se te ocurra ir en agosto) y su tamaño apenas supera las dimensiones de una paquete de tabaco (a parte de no darte cáncer de pulmón te mantiene fresquitx). Se llama Reon Pocket y está compuesto por una batería y un ventilador que disipa el calor que emite nuestro cuerpo. Por 107 euros este dispositivo que puede funcionar de manera autónoma o conectado a tu móvil por bluetooth permite programar cuatro modos de enfriamiento que pueden ajustarse en función de tus necesidades: automático (regula solo la temperatura), intervalos (se conecta a ratos para ahorrar batería, casa (un poco más light) y de mano (para sacarlo de la ropa y aplicarlo donde quieras enfriarte). 

El tema es precisamente este: dónde metemos el aparato. Como explican desde la marca japonesa lo ideal es colocarlo en la zona cervical para que envíe su fresquete por toda la espalda. Para ello han ideado una camiseta especial con un bolsillo en esa zona que permite colocar el aparato sin que se esté moviendo todo el rato. La duración de la batería es de cuatro horas aproximadamente y el único fallo que han detectado quienes lo han usado es el ruidito del ventilador(parecido al de tu portátil cuando se le activa el ventilador), sin embargo, la gran ventaja es que el Reon Pocket también ha sido diseñado para producir calorcito en los meses de invierno con lo que se puede usar todo el año y quizá no moleste tanto escondido en la ropa de invierno.

Pero si el invento de Sony te ha parecido futurista, el de Fujitsu te parecerá increíble. Se trata del Comodo Gear y en lugar de enfriar tu cuerpo desde fuera, lo que pretende es enfriar tu sangre desde dentro. Básicamente, consiste en una especie de collar que se coloca en el cuello y aplica un frío intenso sobre tres puntos específicos del cuerpo centrándose sobre todo en las venas que transportan sangre desde el cerebro y la arteria carótida, una de las principales del cuerpo. Gracias al enfriamiento de estas se consigue reducir la temperatura del cerebro y, de paso, de todo el cuerpo. Está pensado para personas que tengan que exponerse a temperaturas de más de 35 grados de manera prolongada y su peso es de 170 gramos, eso sí, si le sumamos las baterías sube a los 840 gramos. 

Todavía no se conoce el precio del Comodo Gear pero lo que está claro que es con el aumento progresivo de las temperaturas en todo el mundo aparatos para regular nuestra temperatura corporal pronto estarán insertados en nuestro día a día. Por el momento y hasta que los precios bajen seguiremos tirando del dispositivo tecnológico de enfriamiento más avanzado del que disponemos por aquí: el abanico. Pero teniendo en cuenta que Sony fue el inventor del Walkman, ese aparato que permitió cambiar para siempre la forma como escuchamos música (básicamente, la hizo portátil), probablemente la era del aire acondicionado portátil esté más cerca que lejos.

CN