Un estudio científico revela que nos estamos volviendo más tontos

El cociente intelectual humano ha decrecido siete puntos por generación en los últimos 30 años

La humanidad ha vivido décadas de soberbia bajo el paraguas del llamado ‘efecto Flynn’, un término científico basado en las investigaciones de James R. Flynn que asegura que el cociente intelectual de los seres humanos crece cada año un poquito más. Sin embargo, y después de tantos años de crecimiento, la curva de nuestra inteligencia no solo se ha estancado, sino que ha comenzado a decrecer. Así lo han demostrado un grupo de científicos del Ragnar Frisch Center for Economic Research en Noruega.

El estudio, llevado a cabo por los investigadores Bernt Bratsberg y Ole Rogeberg, sometió a diferentes pruebas de intelecto a 730.000 jóvenes durante el periodo que va desde 1979 hasta 2009. Nada menos que 30 años de investigación que han acabado con un resultado preocupante: el cociente intelectual humano ha disminuido una media de siete puntos por generación. Una conclusión que pone fin al prometedor ‘efecto Flynn’ que parecía conducirnos veloz e irremediablemente hacia la superinteligencia.

Descubierto a partir de un estudio que midió el cociente intelectual de los niños británicos entre 1942 y 2008, el particular efecto habría tenido como causas las mejoras médicas, nutricionales, educativas y ambientales vividas en muchas sociedades. Ahora, los investigadores que han dado con este 'antiefecto Flynn' señalan con el dedo a las condiciones ambientales como principales culpables de esta regresión de la inteligencia humana. Fenómenos como la adicción a la televisión, la adicción a internet o el abandono de los libros podrían ser los responsables de que nos estemos volviendo cada vez más tontos.