Estoy enganchada al horóscopo y planifico mi vida en torno a sus pronósticos

El auge de la astrología entre la juventud ha hecho que, muchas veces, ‘dependamos’ de lo que esta explica para encontrarle un sentido a lo que hacemos o a lo que deseamos

“Escorpio de sol ascendente”, dice Mía Astral cuando me relajo para escuchar con toda mi atención (y esperanza) mi horóscopo semanal. Cada lunes esta astróloga experta (que cuenta con 1,6M de seguidores en Instagram) explica los 12 signos con sus alineaciones planetarias y demás fusiones para ‘desvelar’ lo que te depararán los siguientes siete días. Mi mejor amiga y yo, que últimamente estamos sumidas en una resaca emocional cambiante y constante,  escuchamos lo que tiene que contarnos con una ansiosa calma. Es nuestro ritual motivacional. Ella, de casi siempre, ha creído en lo que la astrología tiene para aportar. En mi caso, que soy mucho más escéptica, poco a poco y por distintas influencias, fui adentrándome en este ámbito. Aún así ambas, en pocas ocasiones, cambiamos algo de nuestro día a día por lo que nos aconsejen los planetas.

Ahora bien, ¿qué ha pasado?, ¿por qué este auge de la astrología? Antes era, más bien, concebida con escepticismo, quizás hasta con gracia por lo que podría ‘adivinar’ o ‘acertar’ de tu propia personalidad. La personalidad o la manera de actuar puede, en diferentes casos, coincidir. Hay descripciones que tanto podrían cuadrarme a mí como a cualquier otra persona. Eso sí, nos encanta sentirnos identificadxs, nos gusta mucho vernos descritos de una forma tan ‘clara’. Nos gusta reconocernos en esa explicación de nosotrxs mismxs. El ego juega un papel protagonista en este área. Este es uno de los motivos por los que la astrología ha empezado a calar en esta generación. Pero, ¿cuál es la incertidumbre que tenemos? ¿Estamos buscando un camino o deseamos construirnos y no tenemos las herramientas?

Un origen

Todo tiene un punto de partida. La astrología comenzó en un nivel más bien bajo. Existían, por supuesto, no solo los 'adivinos' o los lectores de planetas y alineaciones sino también sus fieles seguidores. Estos seguidores no eran abiertamente creyentes, no iban contando abiertamente este afán por lo que ya está casi escrito. Es posible que esta poca fama principal se debiera a lo rebuscadas que podían ser algunas de las descripciones. Lo que las personas quieren saber es si les irá bien en el amor, en el trabajo y en la vida en general. Así, sencillo. No solo es eran las descripciones rebuscadas sino también la imagen que transmitía la astrología. Daba la sensación de ser algo lejano, medio hortera y que no conseguía ponerse de moda. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

The target is set, and the signs are taking aim... 🏹🎯 [🌊SIGNS]

Una publicación compartida de SANCTUARY (@sanctuarywrld) el

Todo eso ha dado un vuelco en la actualidad. No solo es directo sino también visualmente atractivo. Te puede decir elementos claves de tu día a día que consigues reconocer y aplicar a la vez que juega con elementos pop: colores llamativos, ilustraciones que molan y diseños que deseas compartir. Se ha transformado de tal manera que los jóvenes queremos compartirlo. Queremos hablar abiertamente de lo que Mía Astral nos ha recomendado, así como también acudir a las imágenes de la cuenta de Instagram Sanctuary para compartir lo que cuenta sobre nuestros horóscopos. Porque mola. Y es de esta manera como hemos caído de lleno en lo que puede ser una trampa o, desde luego, una divertida vía de escape.

Quién manda aquí

Hace unas semanas me enviaron un libro titulado Tu, yo y las estrellas. Cómo entender y mejorar las relaciones de tu vida (Ed. Planeta) de Gary Goldschneider. En el índice se puede ver claramente de qué trata. Aparecen los 12 signos del horóscopo y todos los ámbitos en los que se puede leer el comportamiento del mismo: trabajo, amor y amistad y familia. En cada uno de esos apartados hay algo, a su vez, de lo que hablar. Aries, por ejemplo. El jefe aries, el compañero aries, el cliente aries, la pareja aries, la madre aries, el hermano aries, el compañero de piso aries... Y así sucesivamente. Parece ser, según este libro, que el contexto hace, sin duda, que la persona de dicho horóscopo se comporte de una o de otra manera. El diseño del libro es brutal. Bonito, diríamos, atrayente. Vamos, que queda bien lo pongas donde lo pongas. Deseas tenerlo y, cómo no, leerlo. Ahora puede averiguar si esa persona con la que has quedado es o no un buen partido.

Guillermina Torresi

¿Qué sucede con esto? El problema está en hasta qué punto te lo tomas en serio. Si, para ti, lo que lees o escuchas va a misa, puedes estar dependiendo de una lectura de ti mismx o de otra persona sin siquiera utilizar tus herramientas propias para averiguarlo. Como si dejaras lo que va a pasar en tu vida en manos del movimiento de los planetas. En mi caso no ha llegado hasta ese punto pero sí observo que tengo un poco más en cuenta de qué signo es alguien nuevo que aparece en mi vida: "sabía que era escorpio como mi ex", "tiene pinta de piscis, es artista y está siempre chill"... Estas frases no solo me pasan a mí por la mente sino que también las comparto con mi entorno y las escucho de otra gran parte de la gente que me rodea. La astrología siempre estuvo ahí pero no había sabido adaptarse al público. Ahora sí lo ha hecho y ha abierto las puertas a un enorme mercado que puede aprovecharse de ello para llegar a amplios sectores.

No perdamos el horizonte

¿Puede ser que perdamos la noción de quienes somos? ¿Sería posible que la astrología ocupe un lugar educativo? ¿Hasta qué punto lo que leemos o escuchamos de nuestro horóscopo nos lleva a tomar decisiones? ¿Está entrando la astrología en el ámbito de lo emocional? Pienso en esto y me aterra. Pienso en que estamos dejando en manos de la astrología la construcción de nuestras vidas y gran parte de nuestras decisiones. No puedo negar que lo han hecho bien, hay un trabajo de estudio y de lectura de lo que necesita esta generación para captar su atención. Lo han logrado. Ahora somos nosotrxs lxs que tenemos que ponernos manos a la obra para no pasar el peso de nuestro destino en cómo se muevan los planetas.  Esta es mi opinión personal que he construido después de experimentar cómo me he ido aferrando a lo que me puede aconsejar la astrología. He ido haciendo un esfuerzo para despegarme y para mantenerlo en el ámbito del entretenimiento. Algo que pienso que tú también deberías hacer. O al menos empieza a tenerlo en cuenta.