Enby, los nuevos juguetes sexuales sin género que abren el placer para todxs

La marca Wild Flower (especializada en juguetes sexuales y sexualidad) busca superar el estigma y que sus vibradores no binarios sean para todos los cuerpos

"Wild Flower se dedica ofrecer los productos más innovadores de bienestar sexual y productos para adultos en un entorno educativo y positivo para el sexoNos esforzamos por crear una comunidad radiante a través de la promoción del autocuidado, el bienestar sexual y una atmósfera inclusiva. Wild Flower trabaja en estrecha colaboración con sus proveedores y marcas para garantizar que todos los productos sean seguros para el cuerpo y estén seleccionados teniendo en cuenta el placerTodas nuestras prácticas están dedicadas a las más altas posturas éticas y prometemos seguir evolucionando en esa línea y hacia las necesidades de los clientes". Así es como se presenta esta marca de juguetes sexuales en su web oficial. Ahora han ampliado su gama con Enby, un juguete sexual sin género.

La marca tiene el objetivo de derribar tabúes y de acercar la inclusión a esta industria que está tan centrada en otro tipo de vibradores o juguetes. Enby está hecho de silicona, tiene tres velocidades y cinco patrones diferentes de vibración. Los creadores explican en una entrevista para Dazed que el juguete "está diseñado para complacer a una variedad de cuerpos y puede utilizarse frotándose con él, colocado en un arnés o compartido por dos cuerpos" y puntualizan: "Enby no está dirigido a ningún género o anatomía en particular y para muchas personas que se sienten abandonadas por el marketing o el diseño de juguetes sexuales, algo como Enby hace que se sientan visibilizados y que se ha creado un juguete que los representa".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Making gender-free sex toys allows pleasure to be more accessible to everybody. When we label sex toys for a certain gender, we limit the scope of possible experiences, reinforce stereotypes, and in most cases, end up paying more depending on your gender. More so, gendered products still adhere to our exhausted binary, meaning many of us are left out. No one should feel like their body or sexual desires are an afterthought or aren’t represented. For too long, the sex toy industry has prescribed identities and preferences onto its users. We find that when people are given the room to explore, it creates space for them to prioritize self-love and pleasure on their own terms. While we have always supported genderless products, we are pushing for the days when products are no longer “For Her” or “For Him” by creating our own toys, on our own terms. Enby is simply for you ❤️

Una publicación compartida de Wild Flower (@wildflowersex) el

Está claro que la educación sexual necesita reformarse. La creación de una marca como Wild Flower, fundada en el año 2017 y con base en Nueva York, es indispensable para luchar contra la censura. "Hay mucho estigma en torno a los juguetes sexuales, no solo sobre quién los usa o lo que significa para esas personas, sino también porque se crea una competencia entre las parejas que no debería existir", explican sus creadores. "Queremos que los juguetes sean una mejora, no un reemplazo; queremos que complementen el sexo que ya tienen las personas, en lugar de replicar o 'copiar' las partes del cuerpoCon Enby, fue muy importante para nosotros crear un juguete que pudieran usar solxs y juntxs, y que pudieran usar a medida que cambian físicamente o cuando cambian sus parejas, independientemente de los genitales que tengan", puntualizan.

La educación sexual es esencial. Ahora mismo solamente gira en torno a conocer un poco el cuerpo, cómo evitar quedarse embarazadx o cómo evitar las enfermedades de transmisión sexual. Todo esto no está mal pero debe ir ampliándose: hay que hablar del placer, de los diferentes tipos de placeres que existen y de por qué disfrutar, conocerse y descubrirse es positivo, hay que hablar del consentimiento, de los límites y del respeto. Justamente por ello es importante que existan marcas de este tipo que amplían su gama y se atreven a abrirle la puerta a todxs, sin importar su género.