Elimina esto de tus redes sociales para no acabar stalkeadx a lo 'You'

Compartimos, compartimos y compartimos de forma inocente e ingenua, sin saber que somos los mayores enemigos de nuestra propia privacidad

“Hola, tú”, le decía en un monólogo interno Joe Golberg, protagonista de You, a Guinevere Beck, la chica de la que se obsesionaba en la primera temporada de la serie, en cuanto entraba a su tienda. Sin conocerla, se enamoraba, quería saberlo todo sobre ella. Y por eso, stalkeaba sus redes sociales para aprender hasta el más mínimo detalle sobre su objeto de deseo. Después la siguió Love, su enamorada durante la segunda temporada, a la que también acosa siguiendo métodos similares.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

A pesar de ser ficción, podemos sacar algunos aprendizajes de la serie: qué contenido debemos compartir y cuál estamos tardando en borrar.  “Joe sabe muy bien que Instagram es pura fachada, Twitter son bots y Facebook un pozo sin fondo, pero también sabe que ahí es donde están las cosas interesantes para él. El conocimiento es poder”, escribió para el diario The Guardian el periodista James Donaghy, advirtiendo de los peligros de tener una vida tan pública. Por eso mismo, la BBC ha preparado una lista de elementos que tendrías que tener en cuenta.

1. Tu fecha de cumpleaños

Todos la tenemos en nuestras redes y, sin embargo, deberíamos intentar suprimirla. Como explica la analista de seguridad informática Amelia Murray: “para que alguien te robe la identidad y cometa fraudes en tu nombre, en muchos países solo basta con tener tu nombre, dirección y tu fecha de nacimiento. Así de sencillo”. Además, si tu fecha es pública cualquier acosador puede saber que durante esos días estarás celebrándolo y, según la BBC, es muy común incluir aspectos como el año, el día o el mes en tus contraseñas. Por ejemplo, si tienes tu ciudad natal y tu año, o tu nombre y tu día, pueden acceder fácilmente.

2. El símbolo de la paz

Quizá ya lo has oído, pero muchos japoneses han dejado de hacer el símbolo de la paz con los dedos porque, como demostró un estudio del Instituto Nacional de Informático de Japón, es fácil hackear tus huellas debido a la alta calidad que tienen las imágenes hoy en día. Pirateando las huellas pueden acceder fácilmente a tu móvil, apps de banco y otros muchos dispositivos y controlar tus mensajes, dónde estás, qué rutinas tienes, etcétera.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de 이지호 (@wiseji12) el

3. Tu número de móvil

Facebook o Instagram, entre otros, guardan tu número de móvil. Lo mismo con Tinder o incluso apps que te permiten pagar a través de tu número de teléfono. Cuidado, porque es la puerta a que puedan acceder con unos conocimientos medios de informática a todos tus datos personales, bancarios y redes sociales. Elimínalo de todos lados e intenta usar lo mínimo cualquier app que funcione con tu número como si fuera tu usuario.

4. Dónde te vas de vacaciones

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Abbey Gray (@abbeygray_) el

No es nada nuevo: decirte que te vas unos días de vacaciones hace que todos sepan dónde estarás. Todos, incluidos ladrones o cualquier otro tipo de persona que sepa que dejas tu casa vacía. Según un estudio que recupera la BBC, el 22% de robos en Reino Unido se hicieron a personas que habían compartido sus vacaciones en las redes sociales. Alerta que hay empresas de seguros que están empezando a no cubrirte si te roban porque subiste tus vacaciones en Instagram o Facebook, y probablemente cada vez más empresas lo hagan.

Y no compartas tu tarjeta de embarque: “de ella se pueden extraer los datos que compartiste con la aerolínea y hasta del número de la tarjeta de crédito con la que hiciste la compra”, añade la BBC. Una foto que muchos hemos publicado con el típico "hasta la vista, España" o "nos vemos en un mes" o cualquier otro tipo de mensaje básico escrito desde la más pura imprudente felicidad, esa que nos convierte a nosotros mismos en los mayores enemigos de nuestra propia privacidad.