El efecto que explica por qué el horóscopo siempre acierta

Piensas que es imposible que haya tanta verdad en lo que te explican los astros pero la cuestión es que siempre da en el clavo y no sabes exactamente cómo es posible

¿Cómo es posible que el horóscopo haya acertado perfectamente cómo te sientes? Había aspectos de tu vida a los que no les habías encontrado sentido hasta que escuchaste tu horóscopo mensual y entiendes perfectamente por qué etapa estabas pasando. Ahora te has enganchado a que los planetas te den la respuesta o la solución a tus malestares y preocupaciones más usuales porque, al final, siempre dan en el clavo. Al menos eso parece, todo cobra sentido. Esto tiene un nombre: efecto Barnum o efecto Forer. Se trata de la “validación y aceptación de descripciones de acuerdo a ciertas características que se dan como auténticas”, como explican en La Mente es Maravillosa.

Ahora bien para que lo que ves o lo que lees parezca real y te lo puedas creer, debe haber ciertos elementos que no fallan. Uno de ellos es que la información pueda generalizarse y valer para un porcentaje amplio de la población. Incluso las personas que menos creen en la descripción de los signos del zodíaco son capaces de entrar y cuestionárselo cuando encuentran relación entre cómo se sienten o cómo son y lo que se describe astrológicamente. Como explican en la web, la forma en la que se escribe el horóscopo es importante y se puede resumir de la siguiente manera:

  • Suelen ser características generales que se pueden aplicar a varias personas que no tiene relación con el criterio de predicción.
  • Las descripciones no son concretas, por lo tanto, las personas que tienen cierto grado de conocimiento sobre sus características personales consiguen rellenar la totalidad con estas descripciones.
  • La gran mayoría son descripciones favorables y buenas. Las que son negativas suelen estar justificadas por vivencias negativas que, por ejemplo, aún no has conseguido resolver.

Para los expertos en psicología social existen “múltiples fenómenos interesantes que nos permiten entender cómo somos o por qué actuamos de una determinada forma cuando nos relacionamos con los demás”, así que quienes se mueven en este ámbito no toman las predicciones astrológicas como verdaderas o creíbles. Únicamente el horóscopo queda bajo el efecto Barnum aunque haya otro tipo de pseudociencias que parecen tener cierta efectividad también por cómo se presentan como, por ejemplo, los eneagramas o la numerología.

Algo que hace que esto sea así es que el horóscopo se presenta de formas muy distintas y concretas: hay semanal, hay horóscopo diario, mensual e incluso anual. Aún así las descripciones que se toman como más reales son las que explican cómo somos, las que tienen relación directa con nuestra personalidad. Una de las formas de quitarle sentido o credibilidad al horóscopo es leer uno sin saber qué signo concreto es. A través de esto puedes ver si te sientes identificadx también aunque pueda no tratarse de tu signo.