Estas son las drogas que más se consumirán en la próxima década

Comprar psicotrópicos por Internet va a ser lo normal y los cannabinoides sintéticos se convertirán en best seller mientras el éxtasis seguirá siendo la forma más popular de colocarse de fiesta

En la última década, hemos normalizado la marihuana y los ansiolíticos, hemos bajado el ritmo del alcohol y hemos colocado el MDMA en el top de las drogas recreativas, mientras la cocaína pierde posiciones. Lo que nos metemos está influenciado por muchos factores: desde la política hasta las dinámicas del mercado del narcotráfico, pasando por los nuevos descubrimientos de los laboratorios y la moda. La cultura popular refleja qué drogas consumimos los jóvenes: desde los porrazos de Bad Gyal hasta las rayas de colores de Rue en Euphoria, pasando por el lexatín de Elisa Levi, vemos, escuchamos y leemos todo lo que nos metemos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de The Plant Department (@theplantdept) el

En los próximos años se mantendrá el consumo de éxtasis como principal psicotrópico para las fiestas, según predice Adam Winstock, fundador de la Global Drug Survey, un estudio anual que analiza las tendencias en más de 30 países. E Internet se va a consolidar como una opción clarísima para comprar drogas. Como dice Dazed, pillar va a parecerse más a Uber Eats que a rebuscar en calles oscuras. Entre 2014 y 2019, el mercado online de las drogas se ha más que duplicado, explica la revista en un artículo.

Yodel y DPD, los equivalentes británicos de DHL o Seur, se han convertido en los transportistas de sustancias que se pagan cómodamente por PayPal o tarjeta de crédito. Y esto será cada vez más evidente: mientras los periódicos españoles se escandalizan porque los dealers van en patinete eléctrico, en Reino Unido ya están empezando a sospechar en que los drones serán tan importantes para los vendedores de drogas como lo serán para Amazon.

Psicodélicos y mindfulness

Si algo se vende por Internet sin ningún tipo de problema son las setas, una de las drogas que está viviendo un resurgir gracias a la moda de tomar psicodélicos como una forma de bienestar, una tendencia que ya fue así en las décadas de los 40, los 50 y los 60. Probablemente, en los últimos años hayas escuchado hablar de las microdosis de LSD para la vida cotidiana o las tomas de Ayahuasca como una forma de conocerte mejor. Vivimos una época más abierta ante las posibilidades que tienen los alucinógenos para hacernos conectar con nuestro yo interior.

Y no solo esto, la investigación está avanzando de forma muy rápida hacia el uso medicinal de este tipo de sustancias, que ya se están empezando a usar para atajar crisis de estrés postraumático, ansiedad, depresión o trastornos de conducta alimentaria como la anorexia.

Marihuana

En esta línea, la droga que hemos conseguido normalizar más es la marihuana, que a día de hoy muchos jóvenes ya consideran tan o menos nociva que el alcohol. El CBD (la marihuana si su componente psicoactivo, el THC) está viviendo un verdadero boom y ya se vende abiertamente en tiendas del centro de Barcelona. Además, el uso medicinal de la droga ya es una realidad en muchos países y se discute en España. Es cuestión de tiempo que se convierta en una realidad.

Informe sobre drogas (Ministerio de Sanidad)

Los clubes han sofisticado el cultivo de marihuana y allí puedes elegir exactamente qué quieres fumar en función de los efectos que buscas, muy lejos de los chivatos de hierba (normalmente mala) que se vendían hace diez años en las calles. En general, la marihuana que fumamos hoy es más fuerte que la de antes, pero por lo menos sabemos qué fumamos. La marihuana recreativa es legal al menos en Uruguay, en los Países Bajos, en Canadá y en algunos estados de Estados Unidos. Aquí, más del 20% de los jóvenes de 15 a 24 años han fumado cannabis en el último año, son el grupo de edad que más fuma y eso tendrá sus efectos en la próxima década.

Otra de las sustancias que se ha popularizado y es muy fácil de conseguir (es legal y se vende en farmacias) son los ansiolíticos o tranquilizantes, sustancias que deberían recetarte los médicos pero que cada vez se están usando más para conseguir estados de paz en una generación obsesionada con la ansiedad.

Nuevos sintéticos

Una clave para la subsistencia de las drogas sintéticas es que los laboratorios van modificando sus moléculas para poder comercializar fórmulas que no están prohibidas por ley. Des esta manera, el mercado negro va por delante de la prohibición y evoluciona muy rápido, con el peligro de que nunca sabes exactamente cómo vas a reaccionar a una sustancia un poco diferente. Este es el caso de los cannabinoides sintéticos o la droga zombie. Harry Shapiro, un experto que analiza el mercado de las drogas en Reino Unido, le explicó a Dazed que Internet ha ayudado a que los fabricantes de drogas intercambien fórmulas que les han funcionado.

La crisis de los opioides en Estados Unidos ha disparado la fabricación de este tipo de sustancias, especialmente el Fentanyl, un opioide sintético que se usa como sustituto de la heroína y que ha dejado un reguero de muertos en ese país. De forma barata, te permite obtener resultados similares a la heroína sin tener que recurrir a las amapolas de Afganistán, a miles de kilómetros de distancia. Algo similar podría pasar con la coca, según Shapiro.

Además, las drogas de las que disponemos en la actualidad también se han vuelto más peligrosas. Como contábamos en un artículo reciente, una pastilla de MDMA lleva de media tres dosis de éxtasis, lo que hace que nuestra tolerancia vaya subiendo y también las sobredosis. Así que como última recomendación, como siempre, te diremos que sepas siempre qué estás consumiendo, que analices las drogas y que si notas que te está generando dependencia, pidas ayuda. Solo son divertidas cuando tú controlas las drogas, no al revés. Y cuidado con la automedicación :)