Dejó los circuitos y ahora gana 11.000 euros diarios como influencer erótica

La expiloto y modelo australiana, Renee Gracie, dejó una prometedora carrera automovilística para convertirse en influencer erótica a sus 25 años. A pesar de que su sueño era competir no se arrepiente de su decisión.

Renee Gracie solo tenía 17 años cuando consiguió debutar en la Porsche Cup de Australia. Su éxito no era coincidencia, desde bien pequeña se había labrado una carrera compitiendo en carreras de karting. Poco después, tras varias temporadas con buenos resultados, consiguió dar el salto y convertirse en la primera mujer en 20 años en competir en el V8 Supercars Championship, la competición de turismos más importante del país. Pero el sueño de Renee se desvaneció rápido, los resultados no fueron los esperados, los patrocinadores escaseaban y veía como dejaba de ser vista como la joven promesa del automovilismo que siempre había sido.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Do memory foam mattresses wish they could forget?

Uma publicação compartilhada por RENÈE GRACIE 🧂 (@renee_gracie) em

Superada por las circunstancias, la joven dejó de disfrutar del automovilismo y optó por retirarse con tan solo 22 años de edad. Necesitaba dar un giro a su vida después de haberse dedicado exclusivamente al automovilismo desde la adolescencia. No sabía qué hacer y sus gastos no paraban de aumentar. Fue entonces cuando decidió sacar provecho a su físico y seguir el ejemplo de algunas pit girls (azafatas de las carreras) que conocía. Realizó varias sesiones fotográficas y abrió una cuenta en una de las plataformas de seguidores en las que lxs modelos comparten vídeos y fotografías eróticas con sus suscriptores. En poco tiempo, el éxito de su cuenta le reportó enormes beneficios.

“Es lo mejor que ha hecho en mi vida. Estoy ganando un dinero que en mi vida hubiera imaginado, y me siento bien por ello”, explicó la modelo al diario británico Daily Telegraph. Al parecer, los ingresos diarios de Gracie pueden superar los 11.000 euros o al menos eso afirma la modelo. Sin embargo, y a pesar de que podría volver a intentarlo, Gracie no tiene ninguna intención de volver a intentar relanzar su carrera como piloto. Si bien sus redes sociales estén repletas de referencias a lo que fue pasión desde la infancia, es consciente que en el mundo del erotismo no se puede funcionar indefinidamente y que lo más probable es que no pueda generar tanto dinero dentro de unos años. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Being cute bae 💕

Uma publicação compartilhada por RENÈE GRACIE 🧂 (@renee_gracie) em

El ejemplo de la expiloto es solo uno más pero constata una triste realidad: muchas mujeres obtienen más reconocimiento económico o social por su físico que por sus habilidades o talentos. Gracie fue una de las pilotos más talentosas de su país pero a diferencia de los pilotos masculinos su talento no se tradujo en forma de suculentos contratos publicitarios y apoyo financiero. Lo intentó, estuvo entre los mejores, pero el peso de la lógica patriarcal y capitalista acabó con su sueño. Ella lo aceptó y en lugar de luchar en contra supo sacar tajada y subirse en el negocio del erotismo que ahora le reporta grandes beneficios. Su caso es un caso de éxito, pero su historia no deja de ser la constatación de una triste realidad.