El tiempo que deberías tardar en enviar un mensaje tras una cita

Un estudio de Groupon revela que los mileniales solemos mensajear durante los dos días posteriores a una buena cita

Los mileniales no hacemos demasiado caso a aquella regla de los tres días promovida por Barney Stinson. De hecho, y según un estudio realizado por Groupon, solo solemos esperar una media de dos días antes de escribirle a esa persona que tanto nos gustó durante una cita. Pero a veces somos nosotros quienes esperamos ese mensaje que por alguna razón que no comprendemos —la cita fue maravillosa— no termina de llegar. Suenan las alarmas. ¿Pero hay motivos para ello? Un artículo de Elite Daily recoge las impresiones de la coach de relaciones, Prixila Martínez, sobre este tema.

"Alguien que está realmente interesado en ti no te hará esperar demasiado. Dará los pasos necesarios para verte nuevamente. Si hubiera circunstancias atenuantes, se acercará y te explicará cuáles fueron", afirma la especialista. De todas formas, Martínez aconseja revisar la dinámica de conversación previa a la cita para dilucidar si está pasando realmente de ti o simplemente se toma las cosas con calma. Si hablábais todo el rato sin parar durante las últimas semanas y tras la cita lleva una semana sin decir ni mú, la evidencia es tan apabullante que deberías seguir adelante.

O al menos la mayoría de veces. Porque, como explica Martínez, también existe la posibilidad de que en el transcurso de la cita enviaras el mensaje equivocado: "Piensa en las señales que le diste durante tu cita. ¿Estaba claro que estabas interesado? Si fuiste intencionadamente distante como estrategia, es posible que hayas enviado el mensaje de que no sentiste química". En este caso, la experta recomienda algo bastante sencillo y obvio: que le escribas tú de una vez para que expresar tu interés. Olvídate del ansia de quien espera. Habla y descubre qué ocurre.

De todas formas, y en palabras de la coach, "si no estás cómodo o interesado en tomar la iniciativa de esta manera, entonces no lo hagas. Debes pensar en lo que quieres y alinear tus acciones en consecuencia". O dicho de otro modo: "Tienes que decidir por ti mismo/a porque realmente no hay reglas estrictas sobre todo esto", dice Martínez. Espera si quieres esperar o háblale si quieres hablarle. Aparte de tu modus operandi las normas que otros han construido. Un exceso de premeditación o estrategia podrían acabar privándote de una bonita relación. Así que, simplemente, sé tu mism@.