Lo que debes hacer en la primera cita para que se enamoren de ti, según la ciencia

No hay suficientes lugares comunes para explicar el enamoramiento. Es al principio cuando pasan los momentos más mágicos, esos en los que te conviertes en uno de esos protagonistas de película romántica que puede que hayas criticado con vehemencia. Todo es muy bonito (para ti, tus amigos sin duda ya están hartos de tu cara de bobo), pero, ¿y si alguien te dijera que lo que sientes, aunque parezca muy único, puede haber sido manipulado por tu pareja?

No te asustes, se trata de una estrategia científica. Mientras nosotros pasamos la vida pensando que uno no puede controlar el amor, un grupo de científicos de la Universidad de Granada se ha dedicado a estudiar nuestras reacciones biológicas a distintos sentimientos. El equipo del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento, dirigido por los profesores Emilio Gómez y Francisco Tornay, observó las características específicas que el cuerpo humano presenta cuando experimenta sensaciones que asociamos al amor, a la pasión o la amistad.

Entre esas respuestas biológicas relacionadas con la proximidad de la persona amada están el aumento de la temperatura de partes específicas del cuerpo (algunas sin duda puedes imaginar cuáles son) y la liberación de hormonas y compuestos químicos como serotonina, oxitocina, dopamina y adrenalina. Al saber que el cuerpo humano relaciona esas características a estar enamorado, queda la duda: ¿Podemos hacer que alguien experimente esas sensaciones para enamorarse de nosotros?

Según los científicos de la Universidad de Granada, sí. Como recordó el profesor Francisco Tornay en su reciente aparición en el programa de entrevistas Chester in Love, es solo una cuestión de pensar bien en qué hacer en las primeras citas con tu gran interés romántico. Lo más obvio es la combinación cena y cine, pero no hay nada de muy emocionante en ese plan – y nuestro cuerpo lo sabe.

Si quieres conquistar a alguien ya en la primera cita, Tornay sugiere algo mucho más atrevido: planear una visita a un parque de atracciones o a practicar algún deporte radical, como el puenting, por ejemplo. Puede parecer locura, pero esas actividades van a provocar una fuerte descarga química en tu crush, exactamente de compuestos como la adrenalina y serotonina. Muy conveniente, ¿cierto? Si en los primeros contactos con la persona por quien estás interesado ocurre esa lluvia de sensaciones, en poco tiempo él o ella puede asociar el placer que sintió en esos momentos a ti. ¡Listo! El enamoramiento se ha instalado con éxito.

Puede parecer un poco frío, pero tampoco hay que llevar todo al pie de la letra. Aunque tenga fundamentación científica, no se puede comprobar que esa estrategia funcione en el 100% de los casos. Tornay también recuerda que la construcción de un vínculo entre dos personas es trabajo de una hormona totalmente diferente, la oxitocina. Conocida como la hormona del amor, la sustancia es conocida por ser liberada por las madres durante la lactancia, permitiendo una conexión profunda con los bebés. Para alcanzar ese tipo de sensación, no hay atajos. O sea, una cosa es que logres que tu flechazo también se enamore de ti. Otra es mantener ese amor.