Cuidado con tu Airbnb esta Semana Santa, podrías tener cámaras en la cocina

Los términos y condiciones establecen que los dueños deben avisarte pero no hay control alguno por parte de la compañía

Imagina que viajas a Miami y alquilas un apartamento a través de Airbnb. Las calificaciones del anfitrión son excelentes. Y todo cuanto ves al llegar allí confirma que has tomado una buena decisión: bonito, ordenado y limpio. Te sientes como en casa, así que llamas por teléfono para hablar de tus cosas con alguien, caminas desnudo y sin preocuparte de nada e incluso, por qué no, te masturbas o follas un rato. Todo perfecto. Hasta que una mirada inocente a alguna esquina hace que descubras algo que da un vuelco a tu corazón y pone todos tus pelos de punta: te están grabando. Panic atack.

Esto fue lo que le ocurrió a Max Vest. "No sabía si me estaban viendo en vivo. El anfitrión podría haber estado mirando. Cualquiera podría haber estado observando", confesaba hace a The Atlantic. Pero no es, ni mucho menos, el único. También le pasó a Nealie Barker, cuyo marido encontró una cámara camuflada dentro de una alarma de humo. "Fue un shock. Fue una sensación realmente horrible", explicaba Nealie en la CNN. Y a un amigo del usuario de Twitter Jason Scott, que descubrió una cámara conectada a la web en el interior de un detector de movimiento. La lista sigue.

¿Pero y qué dice Airbnb al respecto? Mucho ruido y pocas nueces. Según los términos y condiciones de la plataforma, los anfitriones pueden instalar cámaras en sus apartamentos con dos requisitos: "Exigimos a los anfitriones que informen sobre cualquier dispositivo de vigilancia instalado en sus alojamientos. Asimismo, prohibimos el uso de cualquier dispositivos de vigilancia en determinados espacios privados (como dormitorios y cuartos de baño), independientemente de que se informe sobre ello". Es decir, que pueden grabarte en espacios no privados (¿en serio?) como pasillos, cocina o salón.

La buena noticia es que tienen que avisarte sí o sí. Cuando estés a punto de reservar un apartamento con cámara debe saltarte un pop-up advirtiéndote de ello. Qué alivio. La pregunta es: ¿crees que quienes instalen cámaras camufladas tienen intención de notificarlo? O mejor aún: ¿crees que Airbnb va casa por casa comprobándolo? Según explicaba la compañía en un comunicado para la CNN, "más de mil millones de invitados han llegado a los listados de Airbnb y los incidentes negativos son increíblemente raros". Cierto. Pero a saber cuántas cámaras no fueron detectadas. Desde luego, Airbnb tiene trabajo por delante si quiere que sigamos confiando en ellos.